Destacadas

lunes, octubre 11, 2021

Andrés Hurtado, más parecido a Luis H. Rodríguez

Análisis.- Las circunstancias que vive hoy Ibagué de desgreño administrativo y el manejo oscuro de la contratación, nos recuerdan la nefasta alcaldía del presidiario Luis H. Rodríguez (2012-2015). Esta como aquella, cada día se parecen más.
Andrés Hurtado, más parecido a Luis H. Rodríguez

Los resultados de las últimas encuestas del programa “Ibagué cómo vamos”, dejan  mal librados no solo al viajero alcalde Andrés Fabián Hurtado y a su consorte, sino a la mayoría de concejales enmermelados de la actual administración. 

Todo está funcionando mal o regular en Ibagué. Ese 63 % de los ibaguereños que piensa que la gestión de su mandatario es "mala", y la desaprobación del 68 % a la gestión del Concejo de Ibagué, es un mensaje claro de inconformismo con lo que está pasando en la ciudad a los 18 meses de estar instalada la administración de “Ibagué Vibra”. 

Las causas de esta desesperanza son claras. Un alcalde que le sonó la flauta y llegó sin la debida preparación al cargo a improvisar, sin conocimiento ni planificación de la ciudad, salvo sus discursos demagógicos de culebrero pueblerino. Pero además de eso, llega con el conocido recetario del nefasto exalcalde Luis H. Rodríguez, sobre todo en dudoso y oscuro sistema de contratación que caracterizó a ese corrupto gobierno, por lo que no en vano, su equipo de gobierno está combinado con varios exfuncionarios de esa funesta administración, encabezados por el autoritario secretario de Gobierno Óscar Berbeo. 

El equipo de Hurtado tiene la experiencia, los conocimientos y los saberes de la administración Luis H. para navegar por ese mar sin fondo de la contratación de sobrecostos exagerados, del esguince a la ley y del derroche de recursos en pago de burocracia innecesaria como en la USI y la cancelación de costosos arrendamientos para sedes de organismos oficiales. 

Por donde se le mire, las características de la “Ibagué Vibra” de Hurtado, son casi idénticas a las de la “Ibagué Humana” de Luis H. Las diferencias son ya imperceptibles.      

Lo único diferente y, con lo que no contaba Hurtado, son las veedurías ciudadanas, las que también nutridas de la experiencia que les dejó la Administración Luis H. hoy “no tragan entero”, como dijera el “Cofrade” Palacio Rudas, y  están más atentas a todo lo que ocurre cuando de contratos e inversiones públicas se trata. De allí, que el gobierno local haya tenido que recular en varias de la contrataciones amañadas, especialmente de los escenarios deportivos. 

Es el control ciudadano que debe impedir que se repita la historia del desfalco a los recursos públicos como sucedió en Ibagué entre 2012-2015. No olvidaremos que las mayorías enmermeladas del concejo, como la Contraloría y la Personería Municipal, actúan de acuerdo con las circunstancias políticas del momento, especialmente en las coaliciones del concejo,  y por lo general, son poco eficientes para investigar y cumplir sus funciones frente al ejecutivo local. 

Las denuncias reveladas en las últimas horas por el exalcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, sobre el IBAL y el pésimo servicio de agua que se está prestando en Ibagué en la actualidad, son el reflejo de que hemos regresado a esa época infausta de Luis H. cuando se planeaba privatizar este servicio, y para ello necesitaban crear condiciones que les permitiera actuar más fácil en el negociado, y qué mejor mantener la ciudad sin agua para motivar a los usuarios a su venta. 

Válido también decirlo que la administración Jaramillo le faltó más diligencia para haber avanzado en la solución de lo que se ha convertido en un sufrimiento permanente de cientos y cientos de ibaguereños.

Todos los caminos de la administración Hurtado, conducen a la ciudad abandonada y saqueada que nos dejó Luis H. Rodríguez hace cinco años y 10 meses.



También te puede gustar...