Destacadas

sábado, octubre 09, 2021

Jaramillo dice que mal servicio del IBAL es una estrategia de Hurtado para privatizar la empresa

Exalcalde Guillermo A. Jaramillo aseguró que la administración de Andrés Hurtado vende una mala imagen del IBAL para justificar su privatización, como lo intentó en su momento Luis H. Rodríguez.
Jaramillo dice que mal servicio del IBAL es una estrategia de Hurtado para privatizar la empresa

Continúa la disputa entre el alcalde Andrés Hurtado y su antecesor Guillermo Alfonso Jaramillo, por el mal servicio que presta por estos días la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (IBAL). 

En los últimos meses la falta de agua potable ha sido la constante en la ciudad de Ibagué. Los ciudadanos con frecuencia permanecen hasta tres o cuatro días sin el servicio. El IBAL, entre tanto, responde que la prestación del servicio se ha visto afectado en las últimas semanas debido a las difíciles condiciones climáticas y la turbiedad del río Combeima. 

El  pronunciamiento del exalcalde Jaramillo se dio este viernes 8 de septiembre, en al auditorio de Comfatolima,  en Ibagué durante una de las reuniones que realiza actualmente como promotor del Pacto Histórico en el Tolima. 

"¿Cuándo se fue el agua cuando nosotros estuvimos cuatro años acá? ¡¿Cuándo se fue el agua?! Ahora no saben qué hacer, porque nos han echado la culpa de todo", dijo Jaramillo en referencia a la administración de Hurtado. 

Lo cierto es que uno de los proyectos esperados por los ibaguereños por más de 20 años, es el acueducto complementario, que habría inaugurado Jaramillo en 2019. Sin embargo, la administración de Hurtado asegura que todo fue un montaje, y que, en realidad el proyecto todavía no se encuentra terminado.

"Faltan 200 metros para traer el agua del acueducto complementario, que no lo pudimos hacer por falta de tiempo y porque La Variante nos hizo perder tiempo y nos cambió el trazado", explicó Jaramillo. 

A propósito, el escritor Guillermo Hinestroza, en una reciente columna de opinión publicada en el diario El Nuevo Día, señaló que solo falta voluntad política para terminar el acueducto complementario y traer agua desde el sector de Coello Cocora.

"Hay 19,2 kilómetros entre la bocatoma de Cocora y la planta de tratamiento de la Pola. Apenas faltan por instalar 1200 metros de tubería para contar, por fin, con los 1009 litros – segundo, adicionales, del acueducto complementario, con los que la ciudad incrementará un 40 % su agua tratada (...) Pero no hay voluntad política para concluirlos", escribió.

Además, Hinestroza entregó cifras aproximadas para terminar por fin el acueducto complementario y, de esta manera, que Ibagué no dependa especialmente del río Combeima para tener agua potable. 

 "Los 18 kilómetros iniciales (del acueducto complementario) costaron, en promedio, $ 2.530 millones (incluidos túneles y viaductos), pero pagaremos cuatro veces más por los 2 últimos. A esto habrá que adicionar $ 20.500 millones de otra planta de tratamiento que plantean para Boquerón", detalló. 

Desde que inició la presente administración, en distintos escenarios se ha dicho que Hurtado lo que pretende es privatizar el IBAL. No obstante, el mandatario lo ha negado en repetidas ocasiones. 

"Estos tipos comenzaron a traer un poco de personas que no tienen ni idea, y lo que quieren es acabar nuevamente, porque lo que quieren es que la gente crea que esto (el IBAL) está mal y hay que venderlo a un privado; porque ese es el negocio más grande que quieren hacer. Eso ya lo había intentado Luis H", aseveró Jaramillo.

Por lo pronto mientras esta discusión se vuelve interminable, es la ciudad, son los ibaguereños los que sufren las consecuencias. 

Qué decir, por ejemplo, frente a lo que puede pasar  en pocos años en el sector urbanístico de más crecimiento en la ciudad como es de Mirolindo hasta Picaleña, donde ya se evidencian penurias de los habitantes por la falta de un buen suministro del preciado líquido.



También te puede gustar...