Política

sábado, agosto 22, 2020

La mujer revelación de la política en el Tolima

En todos los rincones del Tolima están hablando de ella. La ponen de ejemplo. Lo cierto es que su nombre aparece en un momento oportuno para oxigenar la política en el Tolima.
La mujer revelación de la política en el Tolima

Dana Castro Orozco es revelación y renovación de la política en el Tolima. Porque es certeza y valentía. Porque es compromiso y firmeza. Porque es carácter y disciplina. Porque es entereza y responsabilidad. Porque es transparencia y honestidad.

Siete meses han sido suficientes para que su ejemplo inunde de esperanza un departamento que reclama doblegar la politiquería para que resurja la política, o como decía Diego Montaña Cuéllar, la tarea es arrebatarle la política a los politiqueros. Hacia allá va Dana, y los pasos que lleva son firmes y sólidos.

Cuando el país ve con ilusión nombres como Juanita Goebertus, Khaterine Miranda, Francia Márquez, Angélica Lozano, María José Pizarro, Ángela Robledo, entre otras mujeres valientes y comprometidas por un país mejor, entonces se voltea la mirada al Tolima y surge ese despertar, esa expectativa de cambio con el nombre de Dana Castro.

Independencia

Dirán y preguntarán, y seguirán preguntando porqué tantas loas. Pues porque en siete meses esta mujer de apenas 28 años de edad está enviando un mensaje de cómo es que con independencia se ejerce una curul en un Concejo Municipal. En especial hoy, cuando estas corporaciones en la mayoría de los casos se vinieron a menos en su prestigio, porque terminaron convertidas en apéndices de los alcaldes de turno.

Dana ha rescatado el control político, un instrumento fundamental de un concejo municipal cuando realmente quiere mostrar resultados en favor de la comunidad.

Pero Dana es un caso exclusivo. Si se le ve en un debate, o se le escucha concediendo una declaración, o se le lee un escrito, podría pensarse que es una mujer con un recorrido amplio en la política. Pues no. Hasta hace poco, Dana hacía parte de esa franja mayoritaria de jóvenes, que ‘nada que ver con la política’. “La política no era conmigo, me identificaba con el grueso de jóvenes que detestan la política, de los jóvenes que relacionan a los políticos como una especie que le hace mal al país”, dice, mientras recuerda que su única relación con la política la tuvo cuando fue personera estudiantil en el colegio Claret del Líbano de donde es egresada.

La política para cambiar

Inició en la Universidad de Ibagué estudios de Comunicación Social y Periodismo, pero tampoco se sintió a gusto y ni siquiera terminó el primer semestre. Partió para Bogotá y allí pudo estudiar lo que le apasiona ahora junto a la política: la fotografía.  Se alista para empezar la carrera de administración pública.

Regresó al Líbano en compañía de su pequeño hijo y a comienzos del 2019 un amigo, Armando Navarro, le propuso que fuera candidata al Concejo y encabezara la lista por el partido liberal.

Dana en principio no quería porque el escepticismo por la política seguía vivo. Su amigo se empecinó, le rogó y ese amigo logró convencerla con argumentos. Le dijo que ella además de ‘pila’, tenía carisma y don de liderazgo. Aceptó con una condición hacia ella misma: “Si llego a ser concejal no puedo ser del montón, es para cambiar, para reivindicar la política, para hacer lo que hacen los buenos políticos que sí los hay, aunque son pocos, además es la oportunidad para ayudar el Líbano a que salga del estado de postración en que lo tiene la mala política”, con esa sentencia se fijó la meta de trabajar para salir elegida.

Nace un nuevo liderazgo

 Nadie daba un peso por su elección y menos en el partido Liberal tan desprestigiado en los últimos años en el Líbano. Salió elegida y nadie se imaginaba que en esa mujer joven y jovial, se cristalizaría un nuevo liderazgo político del que hoy se está hablando para bien, en el Tolima.

En medio de la charla con El Cronista.co, Dana afirma que ella sí tiene ideología liberal, pero aclara que su línea política tiene la marca del caudillo Jorge Eliécer Gaitán y que ese ser gaitanista se le pegó desde casa.

Por el sobresaliente trabajo que viene cumpliendo en el concejo, han empezado a aparecer voces que ya le insinúan de que sea candidata a la alcaldía, pero ella en su madurez y grado de sensatez afirma que es consciente que debe prepararse más, pero no descarta en un futuro cercano la posibilidad de que su nombre sea tenido en cuenta para una eventual candidatura. Esa candidatura podría ser más temprano que tarde.

Un pacto por el Líbano

Por el momento acaba de lanzar la propuesta ‘Un pacto por el Líbano’, donde hace un llamado a todos los sectores sociales, políticos, culturales, económicos del municipio para que se unan en torno a un objetivo específico: salvar el Líbano de la crisis en que se encuentra.

Dana es una mujer centrada, con los pies bien puestos en la tierra, escucha y se esmera en consultar a los que le pueden advertir y ponerla sobre aviso de los tantos que ya han empezado a buscarla, a proponerle, a decirle que es por aquí o es por allá, a los que la ven como ‘la niña de los ojos bonitos de la nueva política en el Líbano’, entonces no falta el que piense que aún es ingenua en política y la pueden llevar por caminos equivocados. Lo que no saben es que dentro de su carácter y temple, hay derroteros claros, por eso dice que no se va a dejar distraer de los cantos de sirena.

Para adelante

Dana ha demostrado que es guerrera total y que ya no se deja arredrar. Hubo momentos difíciles, sobre todo no tanto cuando intentaron hacerle daño con meterse con su vida privada, sino cuando aparecieron amenazas contra su integridad física. “Al comienzo tengo que admitirlo, me hicieron llorar las críticas mal intencionadas, las calumnias y difamaciones. Ya eso pasó, ya aprendí que eso es la política, aquí vamos es para adelante”.  

Dana Castro, además de concejala es la vicepresidenta de las juventudes del partido Liberal en el Tolima, es la que junto a otra mujer, también concejala, Sandra Grisales, tiene saltando matones a la actual administración del Líbano, porque con su control político serio y sus planteamientos con argumentos, ha despertado una corriente de opinión no solo en el Líbano sino en todo el departamento. “En el Líbano hay una concejala de armas tomar”, dicen.

No estuvo de acuerdo con que César Gaviria siga dirigiendo los destinos del partido Liberal. Quiere dar la pelea desde adentro para buscar la renovación de ese partido. Como esa es una tarea difícil y a sabiendas de cómo se maneja ese partido en el Tolima, hay quienes dicen que Dana tendría los días contados en el partido Liberal. Dana es rebelde, pero rebelde con causa. Es del Líbano. Con su trabajo demuestra que con el ejercicio de la buena política sí es posible soñar con un nuevo país. Por eso a los jóvenes durante la campaña al concejo les envió un potente mensaje “Jóvenes, es nuestro turno de cambiar, de regalar lo mejor de nosotros para un verdadero cambio, no te quedes mirando desde la barrera”

“En la compra y venta del voto, inicia la corrupción”

EC. ¿Desde su condición de concejala como observa hoy la situación del Líbano?

  • . La situación es dramática, y no es solo por la coyuntura de la pandemia, aquí hay un problema de carácter administrativo que asusta. Un Alcalde con imputaciones por delitos relacionados con corrupción, una pésima gestión de su gabinete, malísimas relaciones con el concejo, donde la intromisión de acuerdos entre Gobernación-Hospital Regional hacen mucho mal. La contratación deja muchas dudas, funcionarios de la planta global declarados insubsistentes para atornillar a su clientela. El panorama es complejo. Hacerle control político a esta administración han sido una tarea titánica. 

EC. ¿Qué pasó con el Líbano, porqué llegó a esta situación?

D.C. El Líbano que en antaño fue una población donde se promovía la cultura y el arte, ahora está sumida en el atraso y en gran medida es por la corrupción electoral. Se volvió normal que en los cierres de campaña se hagan grandes despliegues logísticos, aquí se volvió costumbre obtener votos a cambio de regalos y dádivas. En el día de las elecciones, la compra de votos es descarada y sin ningún tipo de control por parte de las autoridades. En la compra y venta del voto inicia la corrupción. Tanto dinero invertido en campaña, ¿cómo se recupera?, pues con la contratación amañada cuando son elegidos alcaldes y esa plata de dónde sale, del bolsillo de los contribuyentes.

EC.¿Cómo evalúa hasta hoy su trabajo en el concejo?

 D.C. Siempre hay que ser autocritico, no ha sido una tarea fácil pues la administración está haciendo mal su trabajo, lo que quiere decir que el control ha recaído sobre diferentes áreas y el trabajo tanto jurídico como de gestión exige mucha dedicación. Sin embargo, cuando uno hace las cosas con amor, el trabajo se convierte en una forma de vida. Tengo claro que nos debemos a la comunidad y por lo tanto es para ella que debemos trabajar.

EC ¿Cómo se ha sentido ejerciendo control político?

D.C. El control político siempre será nuestra mejor herramienta. Tenemos que velar para que la inversión cumpla la finalidad de beneficio a la comunidad y que las obras se vean. Se ha hecho lo que debe hacer un concejal, aprobar los proyectos que beneficien a la comunidad y ser crítico cuando las cosas se están haciendo mal. Lo que pasa es que los concejales arrodillados y comprados le hacen un enorme daño   a la democracia.

EC ¿Qué hacer, para que el Líbano recupere ese prestigio de municipio pujante que fue en el pasado?

 D.C. Para que el Líbano recupere su grandeza, hay que iniciar con un gran pacto que involucre a toda la sociedad civil: fuerzas ciudadanas, comunales, asociativas, mujeres, jóvenes, adultos, campesinos, población víctima, artistas, intelectuales, comerciantes, empresarios, profesionales, deportistas, en general, a todas aquellas personas que tienen sentido de pertenencia y amor por el Líbano. Se trata de un gran pacto donde la bandera sea la lucha contra la corrupción, el clientelismo y la politiquería. Partiendo de la transparencia, podemos empezar a edificar un municipio próspero, pujante, de oportunidades y con justicia social. Ese es el pacto que propongo, porque es unidos que sacamos adelante el Líbano.

EC. Hablemos del partido político que Ud representa. ¿Cómo se siente en un partido Liberal tan criticado, sobre todo por estos días con motivo de la ratificación de César Gaviria como director por dos años más?

D.C. Es importante que el partido liberal se alinee con su filosofía y sus principios. Desafortunadamente en el marco de la Convención Nacional Liberal, de la que hice parte como delegada por el norte del Tolima, se presentó una única plancha para la elección de la Dirección Nacional. Y en lo personal, como manifesté en campaña, no estoy de acuerdo con los atornillados en los puestos, sobretodo de orden político. El partido debe oxigenarse desde la dirigencia

 



También te puede gustar...