Destacadas

jueves, octubre 14, 2021

El jurista del Líbano que está a un paso de ser magistrado de la Corte Suprema de Justicia

Siempre quiso ser jurista. Recién llegado a Bogotá, cargado de sueños y metas profundamente definidas, lo primero que pensó fue encontrar un empleo que tuviera relación con la rama judicial. Lo logró. Hoy está ad portas de ser magistrado de la CSJ.
El jurista del Líbano que está a un paso de ser magistrado de la Corte Suprema de Justicia

En un lunes de febrero de 1985 en cumplimiento de su trabajo como dependiente judicial, acudió a la Corte Suprema de Justicia, y en esa mañana de frío capitalino mientras caminaba por los amplios pasillos del entonces Palacio de Justicia en la Plaza de Bolívar, se prometió que algún día llegaría a ser magistrado.

El pasado 23 de septiembre de 2021, Ramón Antonio Peláez Hernández, en su presentación ante la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, como uno de los 10 seleccionados para ser magistrado de la Sala de Casación Civil de la C.S.J. empezó su intervención con un recordatorio de lo que había soñado 36 años atrás.

En la audiencia de presentación, Ramón Antonio Peláez Hernández recordó las razones personales que lo llevaron a presentar su hoja de vida como candidato a magistrado de esa alta corte.

Afirmó que las razones “fueron motivadas por una circunstancia que propició por primera vez mi acercamiento con la CSJ, y fue cuando tuve la oportunidad de ingresar como dependiente judicial, en ese entonces un joven estudiante de la Universidad Autónoma de Colombia forjó dentro de su propósito, poder llegar algún día esta magistratura y creo que están dadas las condiciones”.

El nombre del abogado Ramón Antonio Peláez Hernández es de los que más suena para ser ungido magistrado el próximo 4 de noviembre en reemplazo de la vacante que dejó el jurista Luis Armando Tolosa Villabona.

Aunque tiene claro, que si no es ahora vendrán más oportunidades, por el momento hay satisfacción, pues de 81 nombres que se postularon, se escogieron 30 y finalmente quedaron 10. En ese honroso grupo de finalistas hay dos tolimenses: Ricardo Enrique Bastidas Ortiz y Ramón Antonio Peláez Hernández.

Del Líbano a la cúspide

A decir verdad, quizás por el bajo perfil y sencillez que lo caracteriza, la sobresaliente trayectoria profesional y académica de Ramón Antonio Peláez Hernández es poco conocida en su tierra, el Líbano y menos en el Tolima. Un mensaje en la red social Facebook que escribió el profesor Sebastián Cifuentes este martes, puso a que más de uno se interesará en su llamativa hoja de vida.

Gran orgullo para nuestra amada ciudad del Líbano Tolima, ver a uno de sus hijos postulado y exponiendo su interés humanista a Magistrado de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia”, fue el mensaje que puso el profesor Cifuentes.

Bachiller con honores

Ramón Antonio Peláez Hernández es egresado de uno de los colegios emblemáticos del Líbano, que en épocas de esplendor contribuyeron a que este municipio se distinguiera como uno de los mejores centros estudiantiles del Tolima y de Colombia: el Instituto Técnico Industrial.

El hoy laureado Ramón Antonio Peláez hizo todo el bachillerato becado, gracias a que siempre ocupó el primer lugar. Historia que repitió en la Universidad Autónoma de Colombia, donde la mayor parte de la carrera estuvo entre el grupo de sobresalientes. Del ‘Técnico’ recuerda que en la fecha de grado le impusieron todas las condecoracioneseran como siete, incluida la del taller de la especialidad”, dice.

La profesora Olga Casallas lo recuerda en la época del Técnico Industrial como un estudiante juicioso, aplicado, inteligente, respetuoso y solidario. Como anécdota cuenta que durante un aniversario del colegio viajó una delegación de estudiantes a Bogotá y Ramón los alojó en su apartamento. “De ese talante es Ramón”, recuerda la profesora Olga.

La familia Peláez

Ramón Antonio Peláez Hernández hace parte de una familia numerosa, querida y recordada en el Líbano. Son 10 hermanos, de los cuales sobreviven 9. Cuando la mayoría de hermanos aún eran niños y adolescentes, incluido Ramón, quedaron huérfanos de padre, entonces le correspondió al hermano mayor Héctor Peláez, asumir las riendas de la casa. “Pertenecemos a una familia humilde pero formados con los mejores valores. Lo de Ramón, es el gran orgullo de la familia. Las ganas de salir adelante y la disciplina con que ha asumido la vida, es admirable, todo un ejemplo a seguir”, dice Héctor con voz de regocijo.

Rememora la ocasión cuando en el 2014, el Congreso de la República lo condecoró con la Orden en el Grado de Caballero por su aporte a la ciencia jurídica y Ramón Antonio quiso que todos sus hermanos estuvieran en la ceremonia. “Pronunció unas palabras emotivas que a todos nos hizo llorar de la emoción, demostró el amor por el Líbano, la gratitud y el amor por la familia, nos hizo sentir la esencia de la humildad, del reconocimiento de las raíces, de no perder ese norte de dónde procedemos. Nos hizo sentir  un momento que nunca olvidamos”.

Todos los logros académicos y profesionales

En 31 años de ejercicio profesional y académico, Ramón Antonio Peláez Hernández ostenta una trayectoria notable, como abogado litigante, investigador, conferencista internacional y docente.

Después de obtener el título de abogado en la Universidad Autónoma de Colombia, cursa el doctorado en la Universidad Externado de Colombia que le es concedido con reconocimiento de tesis sobresaliente cum laude; Pero antes había culminado una maestría en la Universidad Libre, al igual que dos especializaciones, realizadas en la Universidad Nacional de Colombia y  Universidad Libre. Además de tres diplomados: docencia universitaria, derecho disciplinario y conciliación.

Decano de la facultad de Derecho

En la actualidad es Conjuez del Consejo Seccional de la Judicatura de Bogotá-Sala Disciplinaria y en el 2020 fue designado decano de la facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Colombia. Es miembro honorario del Instituto Colombo- Panameño de Derecho Procesal.

Docente reconocido

Es profesor de pregrado y maestría en varias universidades, entre ellas del Rosario, La Nacional de Colombia, Libre, Externado, Sergio Arboleda, Católica, Santo Tomás, del Caribe, Mayor de Cundinamarca y por supuesto la Universidad Autónoma donde lleva 25 como profesor de tiempo completo, entre otras universidades.

Producción bibliográfica

Es reconocido por su aporte al Derecho desde su trabajo de investigación. Tiene en su haber una importante producción literaria: “Manual para el manejo de la prueba”; “Elementos teóricos de la prueba” -dos tomos-; “Estructura del proceso civil en el contexto de la oralidad”; “Los mecanismos alternativos de solución de conflictos”; “Los procesos policivos”; “La oralidad en el sistema jurídico colombiano”; “La prueba ilícita desde la perspectiva de la regla de exclusión y su aplicación en el proceso civil”.

Con orgullo se hace referencia que el Líbano es tierra de grandes escritores, poetas, científicos, artistas, pensadores, deportistas, pero hay que sumarle que también es tierra de ilustres juristas como lo demuestra Ramón Antonio Peláez Hernández a quien se le añaden nombres como Luis Guillermo Pérez Casas, magistrado del Consejo Nacional Electoral y reconocido defensor de derechos humanos y Marcelo Macedo Rizo, cónsul actual en Ankara, Turquía, doctor en Derecho de la UN, entre otras mujeres y hombres que con lujo se destacan en el ejercicio de la abogacía.

Antes de terminar de contarle a El Cronista.co parte de su estelar historia, el hombre que un día se fijó la meta de ser magistrado de una de las más altas cortes y hoy está a punto de lograr ese propósito, hace una recomendación final: “Mi mensaje para los jóvenes es que los sueños se cumplen, pero hay que trabajar con disciplina, responsabilidad y mucho compromiso”.

Henry Rengifo



También te puede gustar...