Destacadas

lunes, septiembre 20, 2021

Como el alcalde del Líbano no actuó, el camino fue la tutela

Sobre los tantos problemas en que está inmerso el Líbano, hay uno que en la actualidad se ha convertido en el mayor dolor de cabeza de los libanenses: las reiteradas invasiones, pero en especial la que compromete una reserva forestal y ecológica del municipio.
Como el alcalde del Líbano no actuó, el camino fue la tutela

Los libanenses se cansaron de la negligencia, inercia y desidia del actual alcalde del Líbano, Jesús Antonio Giraldo y de paso de todas las autoridades, sobre todo de los órganos de control.

Hace dos meses y medio, el alcalde Giraldo en un debate de control político en la Asamblea Departamental se había comprometido a actuar de inmediato con el fin de recuperar el parque recreacional y ecológico ubicado en la parte alta del sector occidental del municipio, entre las quebradas Santa Rosa y Mosquero. Ese lugar fue invadido a comienzos del pasado mes de junio, por personas que han manifestado ser población desplazada. 

Por supuesto que el alcalde Giraldo no cumplió el compromiso que había adquirido ante la Asamblea Departamental. Desde esa fecha hasta la presente no ha movido un dedo en la búsqueda de una solución. Todo lo contrario, cada día aumentan las sospechas, en el sentido de que el mismo alcalde aparentemente auspicia estas invasiones.

Así se podría desprender por las actuaciones del alcalde frente a este espinoso tema. El pasado 18 de junio el alcalde Giraldo presentó al Concejo Municipal un proyecto de Acuerdo, mediante el cual pretendía obtener facultades para titular predios fiscales urbanos de propiedad del municipio. Como si lo anterior fuera poco, los hoy invasores de la reserva forestal propiedad del municipio, vienen mostrando una especial empatía por el alcalde Giraldo, a tal punto que se atreven a llamar el sitio invadido como “Jesús Antonio Giraldo Vega. Loma de Paz”.

Tutela y Acción Popular

Por ello, en la tutela que la’ veeduría ciudadanos del Líbano’, ha interpuesto ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, solicitan que “el alcalde del Líbano se declare impedido para todos los trámites relativos a este litigio, pues sobre él pesa un grave conflicto de interés , tanto ético, jurídico como moral”.

Para ello citan los demandantes que ese conflicto de intereses está relacionado con “el homenaje que hacen los invasores al Alcalde actual del Líbano, que además está siendo procesado por un acto ilegal en el cual se vio involucrado un predio de propiedad (Lote Tayrona) del municipio del Líbano”.

Los accionados

En la tutela los demandantes dicen que actúan en favor de los niños, niñas y adolescentes residentes en el Líbano. Es tal el nivel de preocupación que se vive en el Líbano por el caso de las invasiones, pero en especial por el de la reserva ecológica, que la demanda está dirigida contra un amplio número de instituciones entre las que se cuenta la Presidencia de la República, El Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, los ministerios del Interior, Ambiente, Vivienda, Departamento de la Prosperidad Social, la Unidad de Víctimas, el ICBF, todos los órganos de control, Policía Nacional, Superintendencia de Servicios Públicos, Gobernación del Tolima, Cortolima, Alcaldía del Líbano, Concejo Municipal del Líbano, Personería del Municipio del Líbano, Empresa de Servicios Públicos y Celsia.

A la acción de tutela, la veeduría ciudadanos del Líbano, interpuso también una acción popular en la que se denuncia una clara omisión al control de la invasión en el predio denominado parque recreacional y ecológico propiedad del municipio del Líbano.

Parque recreacional y ecológico

En la tutela, los demandantes afirman que el predio invadido fue destinado por la alcaldía del Líbano desde el año 1999 como un parque recreacional y ecológico del municipio. Además, este parque hace parte del Sistema de Áreas Protegidas del Líbano, lo mismo que de los Planes de Ordenamiento de Cuencas Hidrográficas.

Se trata de una rica fuente hídrica que con esta invasión está en riesgo. “Por ser un corredor natural se conecta desde la parte baja del municipio con el caño Santa Helena, el Monte de los Anteojos, el Monte San José, la quebrada Santa Rosa, la quebrada Mosquero, el nacimiento de agua Manantiales y llega hasta la parte alta sector occidente con la reserva ecológica la finca Alegrías y el Río Vallecitos (del cual se surte el acueducto municipal del Líbano).

Por ello, el daño ambiental que está generando la invasión, es de grandes proporciones, como lo aseguran los veedores. Hoy el Líbano, se moviliza dándole acogida a esta tutela, pues es la única herramienta que les queda a los libanenses, a fin de recuperar un sitio sagrado para el municipio que nunca la actual Alcaldía debió permitir que se invadiera.



También te puede gustar...