Política

lunes, septiembre 13, 2021

¿Se le crecieron los 'enanos' a M. Jaramillo?

Análisis.- El partido Liberal del Tolima se encuentra en una encrucijada nunca antes pensada; cuando se creía que la lista conformada a la Cámara de Representantes era su salvación, ahora se le puede convertir en la peor pesadilla electoral.
¿Se le crecieron los 'enanos' a M. Jaramillo?

Muy pronto detectaron que la estrategia y los pronósticos trazados por el jefe mayoritario de esa colectividad política en el Tolima, Mauricio Jaramillo Martínez no funcionaban tal y como lo habían pensado. 

Desde la conformación de la lista a Cámara, sus dirigentes habían calculado que atrayendo ciertas personas con algún nombre, unos cuantos votos y unos recursos que les permitieran financiar su campaña podrían pasar el umbral sin dificultades y, que, todo esto redundaría en beneficio de la persona que escogiera el jefe mayoritario del grupo, en este caso, la empresaria Olga Beatriz González. 

Con altibajos lograron armar una lista salpicón con personas y dirigentes provenientes de otros movimientos políticos con criterios, aspiraciones e intereses muy distintos a los del sector mayoritario del liberalismo tolimense. La primera en abandonar el barco fue Nohora Ramírez, exdiputada y hermana del desaparecido alcalde Álvaro Ramírez, procedente de Cambio Radical, al darse cuenta que le podía ir mejor en otras toldas. 

Transcurrido seis meses largos de haberse conformado esta lista y unos menos de iniciar la campaña, la dirección tradicional del partido Liberal, incluyendo a su jefe Jaramillo, notaron que uno de los invitados se estaba adueñando de la fiesta y que lo que habían pensado inicialmente se les estaba derrumbando; pues Gentil Gómez, de origen Liberal, exdiputado, exalcalde de Melgar, y con cierta capacidad electoral demostrada en otras elecciones, comenzó a conquistar dirigentes en los pueblos y en Ibagué a favor de su candidatura, encabezados por el exgobernador Luis Carlos Delgado Peñón, y al parecer, esto no ha sido del agrado de algunos añejos dirigentes Liberales, quienes han iniciado una guerra soterrada quitándole amigos y líderes, como en el caso del diputado Julio Morato, quien se ha convertido en la manzana de la discordia en los últimos días. 

Pese a las advertencias abiertas de Mauricio Jaramillo, en el sentido que su candidata es Olga B, este llamado no ha tenido eco en varios dirigentes de su grupo, quienes han desconocido la orden y se han sumado a Gómez, y en algunos casos a Camilo Delgado. 

Dicen fuentes internas del partido Liberal, que esta situación tiene nerviosos y con los pelos de punta a la dirigencia tradicional Liberal comenzando por Jaramillo, pues de no darse los resultados que habían previsto con Olga B. al hasta ahora jefe mayoritario, le cambiaría el panorama interno en su partido, y pondría en juego no solo su jefatura mayoritaria  sino sus aspiraciones como candidato a la gobernación del Tolima, pese a que tanto Gómez como Delgado, han expresado su apoyo para la gobernación a Jaramillo. 

El polvorín interno del liberalismo del departamento va más allá de un simple aval a una candidata de Morato a la Alcaldía de Melgar, o del discurso de Gómez en Natagaima, se está exponiendo la permanencia por años de una jefatura y de un grupo que ha predominado en ese partido en las últimas décadas. 
Es la supervivencia política del sello jaramillista en el liberalismo el que está en juego. 

Ni Gentil Gómez ni Camilo Delgado, no obstante de aceptar la jefatura de Mauricio Jaramillo, son incondicionales y fácil de manejar. Tienen sus propios intereses y aspiraciones y quieren abrirse camino en forma independiente sin ataduras que marquen sus propias decisiones políticas.

Aquí como en el aforismo: ‘la política es dinámica’, se está cumpliendo una de sus máximas: la política es cambiante, voluble, vive en constante movimiento y transformación y también da muchas vueltas, y esta puede ser una de ellas, que los invitados a la fiesta se queden con el ponqué. 

El impredecible zodiaco político nos puede traer muchas sorpresas. Por el momento, les podemos decir que varios dirigentes Liberales de sur del Tolima no han acatado las órdenes de Jaramillo y han manifestado su respaldo a Gentil Gómez. En Natagaima, por ejemplo, está el equipo completo de David Mauricio Andrade actual alcalde; Planadas, equipo completo de David Lozada, exalcalde de esa localidad; Ataco, Hugo Patarroyo y liberales independientes; Ortega, Carlos Collazos y liberales independientes; Dolores, Carlos Torres exalcalde y excandidato Asamblea; Purificación,  Adolfo Alarcón;  norte del Tolima, Luis Carlos Delgado Peñón, exgobernador y sus amigos; y  como se sabe en el oriente en la casa natural de la actividad política de Gómez; además de contar con algún apoyo del gremio cafetero donde ejerce su actividad económica. 
  
Camilo Delgado también tiene sus amigos fuera de Ibagué, que tampoco han obedecido las orientaciones del jefe, y se está hablando de una posible alianza de Gómez y Delgado, bajo el argumento que son las  nuevas caras jóvenes del partido y si se unen pueden pelear un espacio que divididos no tendrían, así Jaramillo apoye a Olga B. 

De todas maneras en política, como lo decía el filósofo popular “Cholagoge”, “Hasta que no se frite la última empanada no se sabe que manteca queda”. En esos tiempos no se utilizaba el aceite. 

Al menos, los 'enanos' han comenzado a crecer políticamente hablando.



También te puede gustar...