Política

domingo, octubre 03, 2021

La luna de miel Barreto-Hurtado duró hasta que se le subieron las ínfulas de ‘jefe’ al Alcalde

Análisis.- Las ansias de construir su propio ‘movimiento político’ para llevar los procesos de contratación en su ya conocido estilo, llevaron al alcalde de Ibagué a traicionar a su jefe político, el que lo llevó al cargo que tiene.
La luna de miel Barreto-Hurtado duró hasta que se le subieron las ínfulas de ‘jefe’ al Alcalde

Muy poco duró la estadía de Andrés Fabián Hurtado en las filas conservadoras que orienta el exgobernador Óscar Barreto; el converso funcionario, al parecer, se le despertaron pronto las ansias de poder y de dar un grito de independencia política para el cual no está preparado.

El cisma comenzó a sentirse hace siete meses cuando el aspirante al Senado cortó todo tipo de comunicaciones con el alcalde de Ibagué, y desde entonces ha guardado un discreto y elocuente silencio frente a las decisiones del mandatario municipal y a los despidos de los funcionarios y amigos de confianza que tenía el exgobernador Barreto en la administración local; entre los cuales se encuentran el exsecretario de Gobierno, Carlos Portela; el traslado de la Secretaría General de Eyber Javier Triana a la Secretaría de Desarrollo Rural, para quitárselo de su lado; además de apoderarse de los puestos claves de la alcaldía como son las Secretarías General, de Gobierno, Hacienda,  Infraestructura, IBAL, Infibagué, Imdri y la Gestora Urbana.

La pelea entre Óscar Barreto y Andrés Fabián Hurtado, está casada y no se puede ocultar,  ahora lo que no se sabe es el desenlace ni las consecuencias que pueda traer para ambos bandos, donde anticipándonos, el más débil, inexperto y sin ninguna visión es Hurtado, salvo para contratar, donde tiene experiencia y sastrería propia para confeccionar los pliegos de las licitaciones.

Allegados al primer círculo del Jefe conservador, consultados por este portal, son conscientes del costo político que van a tener que asumir por haber promovido la candidatura de una persona no preparada, incapaz e incompetente para ejercer el cargo de alcalde de Ibagué, cosa que día a día, en los hechos se encargan de demostrarlo. Por otra parte, se encuentran estudiando y analizando estrategias de cómo resarcir el desgaste político que representa para ellos la pésima administración del actual alcalde, cosa que se sabrá cuando se registre una demarcación total entre el barretismo y Andrés Fabián Hurtado, cuyo momento aún no se puede prever pero dada las circunstancias es seguro que se dé y puede ser más temprano que tarde, ante la proximidad de las elecciones para Congreso. Solo restan 5 meses.
 
Lo cierto es que el distanciamiento de la casa Barreto con el señor Hurtado es cada día más evidente, y de los logros políticos y electorales de ayer que dejó esta unión, no está quedando nada, como dice la canción.
Pero, sin duda, es preciso recordar que el exgobernador Barreto, fue el promotor y mentor, quien llevó en andas con su electorado a la alcaldía de Ibagué al señor Hurtado, quien entró con líos judiciales por los famosos piques del aeropuerto de Perales, tanto a la secretaria de Infraestructura del departamento como al cargo que hoy desempeña.

Hurtado nunca ha tenido electorado propio, siempre ha necesitado de muletas para llegar a los cargos públicos: entró como funcionario del IBAL gracias al respaldo de Mauricio Jaramillo, a través del exconcejal Óscar Berbeo, en la alcaldía de Luis H. Rodríguez,  cuando el hoy alcalde era Liberal; a la gerencia del aeropuerto de Perales, por el respaldo de Rubén Darío Rodríguez, en la oportunidad que este ejerció como Representante a la Cámara, también por el partido Liberal. Y los dos últimos puestos oficiales que ha tenido (secretario de Infraestructura del Tolima y Alcalde de Ibagué), es debido a la voluntad del jefe conservador Óscar Barreto.
             
Dicen las malas lenguas, que más alientos tiene una persona purgada con Quinopodio, que la fuerza electoral que pueda tener Hurtado, salvo los lambones y aduladores que pueda tener mientras dure de Alcalde.

El sub júdice Alcalde de Ibagué, por lo visto, no tiene una formación política clara ni menos una estructura intelectual que le permita construir proyectos políticos sólidos y convincentes. En breve tiempo ha militado en el partido Liberal y el Conservador y ambas ocasiones ha traicionado a sus jefes. No es una persona que genere confianza ni que tenga alas para volar con autonomía.

Ese llamado ‘hurtadismo’, que como nuevo grupo político en Ibagué han promocionado algunos ‘periodistas’ prepagos de la administración local, no pasa de ser un mal chiste para engatusar a desprevenidos oyentes de radio, porque el proyecto como tal no tiene cabeza ni cola.

Hurtado, además de tener pendientes procesos judiciales por resolver, es un funcionario que no ha demostrado capacidad en los cargos públicos que ha desempeñado, menos talento ni argumentos de dirigente político, ni fuerza electoral que le permita tener reconocimiento de líder.

Siempre ha traicionado a sus promotores políticos como Mauricio Jaramillo y Óscar Barreto, y se encuentra en un laberinto donde por todos los caminos se le refleja la figura de Fouché.



También te puede gustar...