Entrevistas

sábado, abril 25, 2020

“No vamos a permitir la muerte de Velotax”: Gerente

Velotax es una de las empresas emblemáticas del Tolima. El pasado 13 de abril cumplió 67 años desde que fuera fundada por el inolvidable visionario Pedro Pablo Contreras. Genera casi mil empleos directos e igual número de indirectos. No ha sido ajena a la actual crisis sanitaria. El gerente Rodrigo Aguilar en diálogo con El Cronista.co, cuenta las estrategias para salir de este difícil momento. Por: Alejandro Hernández Galvis
“No vamos a permitir la muerte de Velotax”: Gerente

El pasado 20 de abril, Velotax se sumó a otras empresas del transporte en Ibagué que han optado por suspenderles los contratos a cientos de sus conductores, aduciendo que por culpa de la parálisis, no cuentan con el presupuesto necesario para seguir pagando los salarios. En el caso de la cooperativa tolimense Velotax, con más reconocimiento a nivel nacional, fueron 540 los trabajadores suspendidos.

Las críticas, e incluso denuncias, no se han hecho esperar. Los sindicatos han acudido ante las autoridades, no solo para que se revoque la decisión, sino también, exigiendo sanciones contra Velotax, según cuenta Rodrigo Aguilar, gerente de la cooperativa.

El Cronista.co: ¿Cómo está trabajando Velotax en estos momentos de pandemia?

Rodrigo Aguilar: La operación está parada en un 100 por ciento desde los primeros días de abril. Esto es muy grave. Pero no hay que ver las cosas aisladas, sino en su contexto, con los antecedentes inmediatos.

EC: ¿Quiere decir que los problemas no empiezan ahora con la pandemia?

RA: El año pasado tuvimos problemas con la caída del puente en la carretera a Villavicencio; con los paros indígenas; con los movimientos sociales; también con el cambio en las jornadas de estudiantes. Todo eso nos afectó y trajo consigo un debilitamiento de los recursos frente a la planeación de presupuesto para las temporadas bajas. Los recursos para planear y prepararnos no fueron los que se necesitaban. A raíz de eso la liquidez de la empresa se vino al piso; nuestra única fuente de ingresos es la venta de tiquetes.

EC: ¿Quiere decir que la pandemia los cogió en el peor de los momentos?

RA: Así es. En marzo se declara la emergencia y medio trabajamos los primeros 20 días, ya que, por toda la información del coronavirus se fue bajando la producción. ¿Qué hicimos a partir del 20 de marzo y hasta el 30? Todos nuestros trabajadores, casi en un 99 por ciento, se fueron a sus casas atendiendo las medidas de aislamiento. Y en solidaridad, agradecimiento y hermandad, la cooperativa les pagó la primera quincena sin ninguna observación y les pagó la segunda aún sin estar trabajando. Ayuda que uno no espera se la reconozcan, porque eso es un deber del empresario. En el mes de marzo cancelamos las nóminas que fueron del orden de $1.070 millones, más otros gastos fijos.

 

“Velotax es una cooperativa con principios claros de solidaridad”

EC: ¿Y en abril por qué decidieron suspender los contratos?   

RA: Hubo varias recomendaciones de los profesionales y del mismo Ministerio. La primera, conceder vacaciones anticipadas; lo que es un acto de la gerencia que no requiere de permisos, pero se corre el riesgo de que uno pague y el trabajador renuncie, afectando las finanzas de la empresa. Luego nos hablaban de la licencia no remunerada, pero resulta que para eso se necesita de la voluntad de los trabajadores, lo que es difícil porque son casi 900, y no hay mecanismos para explicarles a los empleados que no queremos causarles daño, sino que se deben involucrar en la problemática para que soliciten ellos las licencias. Después nos quedaba la terminación de contratos, que era una masacre laboral y Velotax es una cooperativa con principios claros de solidaridad, por lo cual consideramos que no era justo con los trabajadores. Solo nos quedó una opción.

EC: La suspensión de los contratos…

RA: Si notamos en marzo contaron con ingresos. Hasta el 20 de abril también, aún estando en vacaciones. Además, ofrecimos créditos de hasta $500.000, que puede parecer poco, pero utilizados con racionalidad alcanzan para los elementos necesarios. Entonces pensamos que con eso podían soportar perfectamente estos ocho días y por eso se suspendieron los contratos. Con todo eso, ya hemos gastado unos $2.500 millones. Ahora bien, las vacaciones se les terminaron el 20 de abril y el Gobierno estableció que el confinamiento iba hasta el 27; esos ochos días nos pesaban mucho por el valor de la nómina, pero encendieron las alarmas y nos hemos ganado las censuras de los sindicatos. En lugar de ayudar, incluso han denunciado para que le impongan sanciones a la empresa.  

EC: ¿Y ahora qué pasará después del 27 de abril, ya que continuará la cuarentena?

RA: Hay una puerta que el Gobierno abrió, que consiste en acercarnos a la banca; que ha sido lenta. Sin embargo, ya acudimos a la banca para que nos otorgue unos créditos que permitan pagar las nóminas y darles la mano a los trabajadores. Espero tener resultados en unos días, las cosas van por buen camino. Si esto se da, tenga la plena seguridad que vamos a seguir respaldando a nuestros trabajadores y vamos a revivir los contratos.

EC: ¿De cuánto serían esos créditos?

RA: Sería un préstamo de $1.070 millones, que equivale a la nómina del mes de mayo. Y si presto en junio otros 1.070 son más de 2.000, sumados a los $2.500 millones que ya he gastado, estamos hablando de casi 5.000 millones. Y muchos dicen que eso no lo paga Velotax, si no los propietarios; ¿Acaso vamos a acabar los propietarios, a empobrecerlos?

EC: ¿Y si no les dan los créditos?

RA: Si los bancos me cierran la puerta, me queda otra vía, que sería ampliar la suspensión de los contratos, pero utilizando las cesantías que tienen un 90 por cientos de nuestros trabajadores. El Gobierno nos facilitó abrir esa puerta. Espero que no sea esa vía, pero si me toca prorrogar la suspensión de los contratos, acudiría a utilizar las cesantías; cancelándolas en proporción al tiempo de la suspensión.

EC: ¿La gente puede estar tranquila con su seguridad social?

RA: Por ley tengo que garantizarla, y así no me lo exigiera, haría el sacrificio más grande para hacerlo. Porque sé que hay un riesgo que se enfermen y yo debo velar para que las familias tengan su servicio de salud.

“Esta no es una crisis por culpa de los administradores de Velotax.  Buscan perjudicar a una empresa que genera casi mil empleos directos y muchos más indirectos”.

 

EC: Ahora hablábamos de los sindicatos, profundicemos en las relaciones que están sosteniendo…

RA: Los directivos de Velotax queremos que todos estemos sincronizados, trabajando para un mismo lado. Invito a los señores sindicalizados a que se conviertan en una voz de respaldo, no como otros que siguen nadando en el pasado; no todos porque hay excepciones de sindicalistas que han transitado a la modernidad. ¡Pero han formado un escándalo por siete días de suspensión, que se decidieron en procura de preservar la empresa! Entre todos debemos encontrar las soluciones. Esta no es una crisis por culpa de los administradores de Velotax.  Buscan perjudicar a una empresa que genera casi mil empleos directos y muchos más indirectos.

EC: Precisamente hablando del futuro, ¿Qué opinan de la prórroga a la cuarentena?

RA: Lo primero que ponderamos es la vida. Ahora bien, uno de los nichos más importantes del transporte es el turismo. Si no hay turismo no hay movimiento de personas. Además, se volvería con cupos limitados. Un vehículo de 40 puestos tendría que viajar con 20 pasajeros. Ahí ya vamos a pérdida. Los próximos meses van a ser muy malos. El problema no es de ahora, tenemos una crisis desde marzo y no sabemos si irá hasta septiembre. Y los trabajadores y los sindicatos viven solo el presente, nosotros pensamos en el futuro. No vamos a permitir la muerte de Velotax.

EC: ¿Se puede considerar la opción de la quiebra?

RA: Sí. En caso de que la familia Velotax no se una, si no hacemos coro para sacar a Velotax adelante, y si el Gobierno no responde con créditos blandos, tenga la plena seguridad que por más que queramos sacarla adelante, nos iremos a quiebra.

EC: Indiscutiblemente el mundo está cambiando, ¿Velotax cómo se está preparando para eso?

RA: Ya estamos cotizando cabinas de desinfección para ponerlas al ingreso de nuestras salas. Vamos a comprar termómetros inteligentes para tomarle la temperatura a cada uno de los usuarios. Instalaremos desinfectantes, lavamanos portátiles. Vamos a desinfectar los vehículos. Dotaremos a nuestros conductores y trabajadores de elementos de bioseguridad. Vamos a producir con garantías para la vida. Se establecerán filtros antes de que las personas se suban a los buses.  Haremos todo lo necesario para que la bandera tolimense siga en alto con Velotax por las carreteras de Colombia.



También te puede gustar...