Política

martes, septiembre 15, 2020

¿Nuevo "direccionamiento" en la licitación del Coliseo Mayor de Ibagué?

La polémica vuelve a golpear a la administración de Andrés Hurtado. En esta ocasión, son varias las firmas que han denunciado "direccionamiento" en el segundo intento de licitación del escenario deportivo.
¿Nuevo "direccionamiento" en la licitación del Coliseo Mayor de Ibagué?

El pasado 26 de agosto la Alcaldía de Ibagué abrió nuevamente el proceso de licitación para la construcción del Coliseo Mayor. Obra que supera los $45.000 millones, recursos destinados por el Gobierno Nacional. 

Es importante recordar que, a comienzos de mayo la licitación fue declarada desierta, después que medios de comunicación, líderes políticos, entre ellos el concejal Rubén Darío  Correa, órganos de control y hasta el Ministerio del Deporte denunciaran un presunto direccionamiento que favorecía a una firma española asociada con una pequeña empresa de Mocoa, Putumayo.

 Un manto de dudas y sospechas se tendió sobre la administración de Andrés Hurtado, quien no tuvo más opción que suspender el proceso.

Cuando todos pensaban que se aprendería la lección, este fin de semana se conocieron 10 observaciones al pliego, hechas por firmas interesadas en quedarse legalmente con el millonario contrato, que señalan un nuevo direccionamiento. A través de sus redes sociales, el concejal Rubén Darío Correa las hizo públicas y pidió transparencia en la licitación y posterior adjudicación.

La experiencia específica

De acuerdo con el cabildante, "el nivel de detalle de lo requerido está hecho a la medida exacta para que solo un proponente lo cumpla". Se trata de unas medidas y áreas específicas que se ajustarían solo a uno de los oferentes.

Por tanto, las firmas Contein, Hidroconcretos SAS y Erwin Castro Salgado de Construcción y Consultoría, pidieron que se modifique ese ítem. “Lo anterior con el fin de tener más pluralidad de oferentes y tener la libre concurrencia de participación según mandato constitucional” y “para una mayor pluralidad de oferentes y que el proceso no sea un proceso direccionado”, se lee en dos distintas reclamaciones que le hacen al IMDRI.  

Que todos respondan por los posibles daños

Otra de las observaciones refiere a la responsabilidad de cada uno de los miembros del consorcio, ante posibles faltas al contrato en las que se incurriera en un futuro. En el pliego se indica que la responsabilidad será proporcional a la participación de cada empresa en el proyecto. 

En ese sentido, Andrés Montaña, representante de una de las firmas apuntó que, “con base en este aparte solicitamos a la entidad que este criterio sea modificado para la asociación mediante consorcio, en vista que las responsabilidades que este tipo de agrupación asume son solidarias, es decir que todos los integrantes deberán responder en igualdad de condiciones por los requerimientos contractuales que conllevan la contratación estatal”.

¿Sin competencias internacionales de baloncesto y futsala?

Para otra de las observaciones se hizo presente la firma Vimesa Sporting Goods, cuestionando el piso del escenario que exigió el Imdri. Se solicita que sea en PVC sintético, de una marca y proveedor específico. 

Algunas Federaciones Internaciones de baloncesto o fútbol de salón no aceptan superficies de este tipo para ciertas competencias nivel 1. En su lugar, piden que sea de madera, expone Vimesa.

Es la propia firma, quien esgrime que "el contratante con su exigencia direcciona el proceso hacia ese proveedor al exigir una superficie con nombre propio del producto, y sus especificaciones técnicas, excluyendo y desconociendo otras opciones de productos similares existentes en el mercado. ¿Si es así, para qué licitación?”. 

¿Se trata de favorecer a un proveedor?

Llama la atención que, también se exige como proveedor de la silletería, al mismo que venderá el piso del Coliseo. “Es el mismo caso de la superficie sintética, el estudio se basó en una sola propuesta y se direcciona a ese proveedor con precios del 2019”, asegura Vimesa Sporting Goods. 

La petición del Concejal

Es de reconocer que Rubén Darío Correa, desde el pasado mes de marzo, ha sido una de las personas más acuciosas en la vigilancia y control del proceso licitatorio del Coliseo Mayor. Ha denunciado y le ha hecho seguimiento a las irregularidades que se han identificado. 

Por tanto, le pidió al alcalde Hurtado que "actúe con transparencia, que garantice la pluralidad de oferentes y que no se sesgue el pliego como lo están denunciando. Queremos que el escenario quede bien hecho, la ciudad lo merece. ¿Será mucho pedir en uno de los 10 departamentos más corruptos de Colombia y en el número 1 en ‘Elefantes Blancos’?".

Para algunos, lo más preocupante de este nuevo manto de duda que se cierne sobre esta monumental obra, 45.000 millones de pesos, es el futuro de la misma, cuando es posible que el gobierno nacional a través del Ministerio del Deporte vuelva a intervenir directamente  en el proceso, lo que podría atrasar aún más la obra. Ya en Ibagué hay quienes empiezan a preguntarse, ¿qué es lo que verdaderamente está pasando con los escenarios deportivos  de Ibagué?.



También te puede gustar...