Destacadas

viernes, octubre 15, 2021

La deuda de Ibagué con el empleo juvenil

Aunque el desempleo juvenil cayó 6,4% en el país, este continúa por encima del 20%. Ibagué no sale de los tres primeros lugares y su índice es de 30%. Mientras que en ese trimestre móvil la tasa fue de 16,4% para los hombres, en el caso de las mujeres llegó a 28,4%, es decir, hubo una diferencia de 12%.
La deuda de Ibagué con el empleo juvenil

Nada alentadora resulta la cifra informada por el DANE frente al desempleo juvenil en Ibagué. 

Con corte al trimestre junio a agosto se ubica en el 30%, ocupando en esta ocasión el tercer lugar en donde Neiva con un 33,3% y Florencia con un 31,6% ocupan el primer y segundo lugar. 

En grandes ciudades capitales la dinámica de oferta de empleo juvenil se visibiliza, en Bogotá la semana anterior se abrió una convocatoria para generar 20 mil nuevos empleos juveniles. 

En la capital musical de Colombia la situación es compleja y aunque se tienen ofertas, son pocas las organizaciones que pueden garantizar estos llamados, porque no tenemos vocación industrial, estamos a medio camino en vocación turística. 

Aconsejan los expertos que  desde los gobiernos regional y locales se deben hacer nuevas apuestas en esa vocación agrícola para mejorar este indicador que no solo impacta en la población joven sino también en la mujer. 

De acuerdo con Juan Daniel Oviedo, director del Dane, en la capital musical, 30 jóvenes de cada 100, entre 14 y 28 años que están económicamente activos, están enfrentando el desempleo. Es una brecha bien importante frente a la tasa de desempleo local y que repercute en la nacional.

¿Dónde están las falencias?

Para expertos nacionales, el problema central radica en las nuevas habilidades en el mercado laboral, que al no contar con ellas, las organizaciones no dan ese paso que podrían suplirse con la cualificación, adermás de las falencias en sus procesos formativos que vienen desde antes de pandemia. 

Según  Iván Jaramillo, profesor de la universidad del Rosario e investigador del Observatorio Laboral de la misma institución, “el problema de falta de comunicación entre los sistemas de formación para el trabajo y el mundo laboral se profundizó en la pandemia, se aceleró el proceso de reposicionamiento de las habilidades que se están demandando. Ya piden habilidades como solución de problemas complejos, pensamiento crítico, habilidades digitales, que no están justamente en los sistemas colombianos de formación para el trabajo”.



También te puede gustar...