Columnistas

viernes, septiembre 04, 2020

Malo bueno y culpable inocente

Han perdido su objetividad por priorizar la reciprocidad. Tú me das yo te doy. El malo pasa a ocupar el lugar del bueno. Por: Carlos Alberto Estefan Upegui
Malo bueno y culpable inocente

Sin importar el mal causado a otros no falta quienes aún así lo consideren bueno. Posiblemente aquellos favorecidos por su actitud discriminatoria. 

Pero, en realidad ¿qué es?

Quienes conforman su entorno están comprometidos en negar su maldad, o en pregonar su bondad.

Han perdido su objetividad por priorizar la reciprocidad. Tú me das yo te doy. El malo pasa a ocupar el lugar del bueno.
La norma se convierte en optativa y la subjetividad se combina con la capacidad de mentir. Todo vale. Se desestima la institucionalidad, la transparencia, los principios y los valores.

Sin embargo, a la hora de la verdad se es bueno o se es malo, no por conveniencia.

Una buena persona se conoce a través de los hechos; pero a veces el malo pasa por "bueno" y el culpable por inocente.

El régimen nazi, cuenta la historia, "fomentó el mito de un Hitler que en privado se comportaba como un hombre hogareño y buen vecino".

Imagen que antes de la Segunda Guerra Mundial sirvió estratégicamente para ocultar sus actuaciones violentas. 

"Las buenas personas tienen muy claro que el respeto es un elemento básico en las relaciones humanas. Otro de los rasgos de una buena persona es que suele ser humilde. Es decir, nunca se sentirá superior a los demás ni mirará a nadie por encima del hombro. Sabe que todo el mundo tiene su vida y sus propias metas, por tanto respeta el éxito de cada uno y nunca se interpone en ellos. Es persona sencilla."/(NicuesaMaite.Web de Psicología.20-04 -2018).

Se supone generalmente que quien se es justo es bueno; no obstante, es la Administración de Justicia como parte de la función pública y de acuerdo con la Constitución Política, la encargada de hacer efectivos los derechos, obligaciones, garantías y libertades para lograr la convivencia social.

En consecuencia, no es cuestión de emociones ni privilegios, por eso se hace indispensable hacer cumplir la ley con total independencia entre las tres ramas del poder público, requisito en un auténtico Estado Social y Democrático de Derecho. 

No todos los que se dicen buenas personas lo son, mucho menos  vale que el poder político se aproveche para esquivar u obstruir la labor de la justicia.

En tal caso la política, como "Ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados"; necesitaría revisarse de manera urgente, con el concurso de los ciudadanos honorables que se supone están obligados a asumir su rol de personas responsables, con dignidad y verdadero sentido crítico.
No es disculpa que el país siempre se haya manejado mal.

Resulta aberrante tener que escoger entre criminales, de derecha o de izquierda, en los dos extremos los hay,  y terminar siendo su cómplice.

Es hora de quitarse la venda. Franz Kafka decía:

Por más que animes tanto como quieras a alguien que tienen los ojos vendados a mirar a través de la venda, no verá jamás. No empezará a ver más que desde el momento en que se la quite.

Por: Carlos Alberto Estefan Upegui Exgobernador del Tolima



También te puede gustar...