Turismo

viernes, enero 03, 2020

Ambalema: Entre la riqueza y la pobreza

Llegar hoy a Ambalema es encontrarse de frente con la desolación pero también con una gran contradicción: Un municipio que podría ser pujante, hoy pareciera sucumbir en la desesperanza. La falta de dirigentes y alcaldes visionarios no han permitido su desarrollo turístico.
Ambalema: Entre la riqueza y la pobreza

Ambalema es hoy la fiel muestra de la negligencia y desidia administrativa en toda su magnitud.

Podría sonar recurrente recordar que Ambalema es uno de los centros históricos más importantes no solo de país y por supuesto del Tolima. Pero ¡qué carajo, así suene recurrente, hay que gritarlo a ver si alguien escucha: Ambalema a pesar de todo el tiempo perdido, aún lo tiene todo para que se convierta en un centro turístico de primer orden.

El Cronista.co recorrió sus calles durante las primeras horas del nuevo año 2020 y recogió impresiones de visitantes que no salían del asombro, cómo un municipio con grandes potencialidades turísticas no las sabía aprovechar. “Es la primera vez que visito a Ambalema y vine porque he leído todo sobre la historia tabacalera y el auge comercial que tuvo en siglos 17 y  18, y quería conocer sobre esa historia. La verdad es que nos hemos encontrado un pueblo que debería ser estilo Mompox o Barichara. Lástima en el olvido que lo tienen”, dijo la bogotana Carmenza Londoño, una estudiante universitaria.

Una vía lamentable

Y es que el abandono y negligencia empieza con la vía que desde el sitio Palobayo comunica con Ambalema. Es una tortura transitar buena parte de los 28 kilómetros que tiene el trayecto. El grado de desidia ha sido tal con esta vía, que durante 30 años que tiene de pavimentada – se pavimentó el gobierno departamental de Francisco José Peñaloza-, no hubo nadie que se esmerara en hacerle mantenimiento. “Es increíble que esta vía que estuvo pavimentada la hayan dejado acabar así”, dijo Héctor Moncaleano, conductor de taxi.

Monumentos en el abandono

La Iglesia antigua de Ambalema, conocida así por ser una de las primeras que se construyó en el país, declarada Monumento Histórico Nacional y que hacía de sede como santuario de la virgen de Santa Lucía, patrona de Ambalema, parece más hoy a un monumento al abandono: a finales 2018 se desplomó la cúpula y no se ven rastros de gestión para restaurarla.  En esas mismas condiciones de abandono se encuentran otros emblemáticos sitios como la Casa Inglesa, entre otros lugares históricos.

Soy antropólogo, vengo cada año a Ambalema, ver estos paisajes, soslayarme con el río Magdalena, recorrer las calles del municipio, pero ver que no se encuentra siquiera un museo donde esté la historia, es desolador, falta oferta gastronómica, falta amar este pueblo. Si Ambalema quedara en Antioquia o Boyacá o Santander, seguramente lo tendrían como una tacita de cristal”, cuenta Humberto Lizcano.

Ambalema es referente indiscutible de que el Tolima necesita con urgencia una política pública para el turismo, con funcionarios revestidos de visión, no funcionarios de escritorio haciendo actividades sin ningún peso específico en materia turística”, afirmó el antropólogo Lizcano

Es la visión

Ciertamente, este municipio que fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1980, debido precisamente a su patrimonio arquitectónico, está esperando que el nuevo alcalde Justiniano Chacón tenga la visión que no tuvieron sus antecesores, que el nuevo gobernador Ricardo Orozco fije la mirada en Ambalema con visión turística.

Recordemos que Ambalema forma parte de La Ruta Mutis, creada por el ministerio de Cultura como el primer recorrido de turismo cultural del país. Esta ruta tiene un recorrido aproximado de 400 kilómetros y comprende los municipios de Guaduas, Ambalema, Mariquita y Honda.

Ambalema, el municipio de las calles empedradas, de las que ya quedan pocas, de las mil columnas y la brisa que viene del río y toda su historia que tiene para contar, espera tener una nueva oportunidad y esa se la dan dirigentes visionarios. Por eso Ambalema nada entre la riqueza y pobreza. Lo tiene todo para vivir del turismo, pero ha faltado el dirigente de la varita mágica.



También te puede gustar...