Política

lunes, junio 22, 2020

Las épocas memorables del liberalismo en el Tolima

En carta dirigida al exsenador Luis Antonio Alvarado Pantoja, con motivo de sus 87 años, Alberto Santofimio Botero, recuerda el pasado reciente del liberalismo, donde unido logró una votación histórica que ningún otro partido ha superado, y cuando esa divisa, desde el Tolima, era un referente nacional.
Las épocas memorables del liberalismo en el Tolima

En una carta que se constituye en otra proclama política del exministro y exsenador tolimense Alberto Santofimio Botero, rememora épocas de gloria, aún frescas, del partido Liberal en el Tolima, cuando 1974, en la elección de Alfonso López Michelsen, sacó 165 mil votos y en las elecciones siguientes de Julio César Turbay, en 1978, logró 172 mil votos. 

Eran tiempos cuando la divisa roja, de los cinco senadores a que tenía derecho el Tolima,  sacaba tres, de los nueve Representantes a la Cámara, sacaba seis, de los 17 diputados casaba 12 y de los 15 concejales de Ibagué sacaba 12. Guarismos que se convierten en registros o estadísticas incontrovertibles de un pasado más promisorio que el presente.

Estas, son entre otras, las reflexiones que se hacen en la comunicación dirigida al exsenador Luis Antonio Alvarado Pantoja, con motivo de llegar a sus 87 años de vida, que sirven no solo para hacer un reconocimiento del papel que jugó en aquel periodo el querido y apreciado "Mono" en la política tolimense, sino también para memorar un pasado no excepto de dificultades, que dejó enseñanzas de un partido histórico en el desarrollo y vida política del departamento y el país, hoy venido a menos por los consuetudinarios errores y decisiones equivocadas de sus dirigentes.  

El perfil del "Mono"

Estos son los trazos que logra Santofimio en la elaboración de un perfil de Alvarado Pantoja, en su formación académica y intelectual. Eran hombres con formación académica e intelectual los que hacían la política como el "Mono" Alvarado."Templó su personalidad con las lecciones de grandes maestros del derecho como Darío Echandía, Antonio Rocha, Carlos Lozano y Lozano, Jorge Enrique Gutiérrez Anzola, bajo la egida espiritual de Monseñor José Vicente Castro Silva, continuador del formidable legado del dominico Fundador Fray Cristóbal de Torres, y del eminente orador sagrado y maestro de juventudes Monseñor Rafael María Carrasquilla, su antecesor en la Rectoría del claustro Rosarista. Inicio su carrera como juez civil Municipal en Purificación, cargo ocupado también por su padre en los inicios de su carrera de abogado", dice Santofimio en su carta.

Y más adelante agrega: "En su casa en el Barrio La Pola, al decir del expresidente Turbay Ayala "tejimos el manto de la unión liberal del Tolima" en los años setenta. Ya en 1968, en torno a las propuestas de reforma constitucional se había logrado la reintegración de la mayoría de antiguos dirigentes del MRL al liberalismo en lo nacional. La presencia de nuestro jefe López Michelsen primero en la Gobernación del Cesar y luego en la Cancillería, fue consolidando la reunificación del histórico Partido Liberal Colombiano".

Se consolidan mayorías con los Jaramillo 

Dentro del relato que hace Santofimio para  que el liberalismo fuera una fuerza arrolladora en el Tolima, reconoce el papel que los esposos Hilda Martínez y Alfonso Jaramillo  jugaron, sobre todo para llevar a Turbay a la presidencia. Destacando al "Mono" Alvarado como un conciliador y "Canciller", en esa unión. 

"En la presidencia del Mandato Claro de López Michelsen, el 7 de agosto de 1974 asumí el Ministerio de Justicia y en ausencia temporal de Dr Haroldo Calvo Núñez estuve encargado del Ministerio de Salud por varios unos meses. Luego, fui elegido en la Presidencia de la Cámara de Representantes por tres periodos consecutivos y seguimos alimentando el camino de la unión desde la Dirección Nacional Liberal, en acatado triunvirato con los ex designados a la Presidencia de la Republica, Doctores Víctor Mosquera Chaux y Gustavo Balcázar Monzón. En estos episodios, al lado de Hilda y de Alfonso Jaramillo consolidamos unas mayorías abrumadoras que fueron el motor regional y nacional para la candidatura de Julio Cesar Turbay Ayala. En todos ellos, Luis Antonio fue una especie de canciller de la orden de la unión. Con su estilo prudente, amable, paciente y conciliador, ayudo a limar diferencias y a poner el superior interés del liberalismo y de su reunificación por encima de cualquier interés grupista.

En torno a ese intenso trabajo político iniciamos, con pulso firme y mano tendida, el camino seguro de la unión que se fortaleció cuatro años más tarde, en torno a la candidatura de Turbay Ayala como sucesor de López Michelsen. Sin esa unidad entusiasta y arrolladora, no hubiera sido posible el logro de las más altas cifras de votación popular en el Tolima, y la intervención definitiva del Liberalismo Tolimense en las grandes decisiones nacionales del poder y la política. Nadie logro superar posteriormente este inmenso fervor ciudadano, ni la representación numerosa y mayoritaria en Senado ,Cámara, Asamblea Departamental, Concejos Municipales. Tampoco hubiese sido factible en esa coyuntura el Ministerio de Salud para Alfonso Jaramillo Salazar, ni la gestión de grandes obras de progreso colectivo para el Tolima, ni las múltiples posiciones de relieve para importantes talentos Tolimenses",  manifiesta Santofimio. 

Estos algunos apartes del documento que precisa aspectos históricos del liberalismo y de la vida política del Tolima, donde pese a todo lo que se pueda decir, la política aún se hacía con ideas y programas y no estaba tan prostituida como en los actuales tiempos. 

Esta es la carta completa de Santofimio al exsenador Luis Antonio Alvarado Pantoja: (Puede leer: Carta al "Mono" Alvarado).  

 

Mono Alvarado Ultimo (1) by El Cronista Ibagué on Scribd



También te puede gustar...