Destacadas

martes, enero 19, 2021

La revocatoria de Hurtado ¿Un canto a la bandera?

Si bien es cierto existen los motivos para el inicio de esta campaña por parte de los críticos de la actual administración de Ibagué, las condiciones en que se realiza debido a la pandemia y los requisitos a cumplir, hacen casi improbable el éxito de esta propuesta.
La revocatoria de Hurtado ¿Un canto a la bandera?

Aunque no es imposible, sí resulta improbable la revocatoria del mandato del alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, por el cúmulo de experiencias que existen sobre estas acciones en el país, donde solo una ha tenido éxito en más de 24 años, y más de 115 han fracasado. 

No se desconoce que el mandatario local ha sido inferior a la hora de desempeñar su cargo, y como tal existen los motivos para llevar a cabo una medida de tal magnitud. 

En una nota editorial publicada el pasado 4 de enero, además de explicar el marco legal que existe para sustentar esta iniciativa, también se señalaba que "Pese a que existen las condiciones objetivas y subjetivas para echar a andar la revocatoria del mandato del alcalde Hurtado, consideramos que esta no prosperará". Y las razones fundamentales eran dos: La pandemia y lo engorroso y dispendioso de los requisitos exigidos por la ley para realizar este tipo de evento. 

No obstante, que las firmas válidas que se deben presentar son cerca de 13 mil, el 30 por ciento de los 46.640 votos obtenidos por Hurtado en las elecciones de octubre de 2019; donde, según los entendidos en estos temas, se deben recoger más de 26 mil firmas porque normalmente se rechazan entre el 30 y el 40 por ciento de las firmas por no pertenecer al censo electoral del municipio en las que se eligió al alcalde a revocar.  

Pero lo más complicado de esta situación, es que si se logran cumplir los requisitos anteriores, y se convoca a las elecciones para revocar al alcalde Hurtado, vienen las nuevas elecciones para buscar su reemplazo y se debe obtener el 40 por ciento del total de los votos válidos de las elecciones para alcalde de Ibagué en octubre de 2019. En aquella elección la Registraduría Nacional del Estado Civil, certificó 213.633 votos válidos; es decir, que los organizadores de la revocatoria deben sacar más de 85.454 votos para que tenga validez esta elección. 

Sería bueno saber en la situación actual de la pandemia ¿Cómo se va a organizar y financiar esta campaña para buscar esos votos?

Ahora bien, hechas estas valoraciones de la mecánica y guarismos de los procesos electorales, vamos a los insumos políticos que tiene cualquier evento de esta naturaleza.

Se observa que los promotores pertenecen a un grupo variopinto que tiene sus propias divisiones como ha sido la historia de los alternativos. Ya Antonio Navarro, a través de twitter dijo que 'Los Verdes' no participarán en ninguna revocatoria de alcaldes porque "La prioridad es vencer la pandemia".

Sin embargo, en Ibagué, uno de los promotores de la revocatoria del alcalde Hurtado, es el diputado Renzo García, un destacado dirigente de los Verdes; entre tanto los liberales dicen que a nivel de partido no han decidido aún la posición que van a tomar frente a este proceso, pero individualmente algunos conocidos dirigentes le están jalando, así en público tengan una posición ambivalente: por un lado negando que están participando y, por el otro, apoyando los mecanismos y la iniciativa. En cuanto a los seguidores del exalcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, se encuentran divididos: unos que sí y otros que no; los de la UP, el Polo, el Moir, se encuentran participando en la campaña de revocatoria. 

Pero algo extraño es el aviso que publicó en su cuenta de Facebook un periodista allegado al Alcalde, donde señala, en son de queja, que el barretismo no se había manifestado frente a la revocatoria de Hurtado. "Muy pocos (por no decir ninguno) mensajes del 'barretismo' apoyando al alcalde Hurtado frente a la revocatoria". (Sic). Lo que demuestra que dentro del partido conservador también existen divisiones, especialmente, entre el barretismo auténtico y el mandatario local. 

Con estas peleas y el panorama confuso de la política local, obstaculizan aún más, la revocatoria en marcha. 

Como se ha mencionado, el alcalde Hurtado por lo improvisado de su administración, no deja pasar día sin dar papaya para que su gobierno sea objeto de críticas o de escándalos por las decisiones erradas que toma; pero hay que entender que el momento y las circunstancias no son las adecuadas para emprender una confrontación que inexorablemente va a dividir aún más la ciudad, donde por la crisis sanitaria que se afronta puede pasar una cuenta de cobro no calculada en medio de una campaña electoral, cuyos resultados son inciertos e inseguros de una victoria, debido a la experiencia que se tiene en tantos procesos de revocatoria.

Por todos es conocido que El Cronista.co, ha sido un portal crítico en su línea editorial de la administración Hurtado por sus desaciertos y desconexión con los problemas reales de la comunidad, pero en esta ocasión, además de inoportuna, la revocatoria del mandato se convertirá en un detonante más de la polarización política, cuando necesitamos de la unidad para hacerle frente al terrible enemigo invisible que se está llevando vidas sin compasión y sin distingos de ninguna índole. La vida es lo fundamental a defender.

Empero, es necesario que el alcalde Andrés Hurtado, busque los canales necesarios para corregir y revaluar, y hacer una política más abierta, participativa, sin exclusiones, sin improvisaciones, planificada, donde quepan todos. Que acuda a la buena consejera llamada humildad. Mientras continúe en ese trasegar de soberbia, difícilmente podrá recuperar la gobernabilidad que hoy hace agua.



También te puede gustar...