Opinión

lunes, enero 04, 2021

Psicología de masas del uribismo

En tres párrafos el columnista resume la esencia, de lo que según él, es el fanatismo que expresas en diversas formas los seguidores del expresidente y exsenador Álvaro Uribe Vélez. Por: Julio Cesar Carrión
Psicología de masas del uribismo

No, el uribismo no es una enfermedad, no es  una patología. Eso disculparía, de alguna manera, sus comportamientos obedientes y sumisos, su complacencia con la mentira y el engaño oficiales,  su aterradora complicidad con la corrupción, con la represión y hasta con los crímenes de Estado, así como sus propias acciones delincuenciales,  farisaicamente presentadas, casi siempre, como en defensa del bien, de las buenas costumbres, de la "democracia" y de las instituciones. 

Se trata sí, de sujetos colectivamente insertos en un opacamiento generalizado de la conciencia, en una masiva "corrosión del carácter", en una servidumbre voluntaria, en una extrema idolatría y subalternidad al poder, que les conduce, irremediablemente, a la pérdida de la capacidad de establecer juicios autónomos y valoraciones éticas, es decir, se trata de sujetos cómodamente inscritos en la  "banalización del mal", como lo analizara Hannah Arenndt.

Se trata del acomodamiento cínico y pragmático, por parte de grandes sectores de oportunistas y trepangos,  sistemáticamente  estupidizados, pero desvergonzadamente conscientes de sus arteros comportamientos...



También te puede gustar...