Opinión

miércoles, febrero 17, 2021

Liberales con Petro

Que la extrema derecha no vuelva a ver la genuflexión del Partido, aunque de los verdaderos liberales nunca la han tenido.
Liberales con Petro

Por: César Picón


El Partido Liberal debe iniciar de inmediato diálogos con la Colombia Humana para explorar una eventual coalición para las presidenciales. Sea del agrado o no de los directivos nacionales, una parte de las bases del Partido (puede ser la mayoría) reconocemos en Gustavo Petro un verdadero Liberal que está reivindicando las luchas sociales que otrora eran consigna del partido rojo y que le otorgaron la chapa de ser el Partido del Pueblo.

Desde la concepción ideológica y filosófica nos identificamos plenamente. Los liberales pugnamos por un país en paz, educado, equitativo y democrático; queremos un Gobierno que haga la paz y no la guerra y que no tema hacer reformas que disminuyan las desigualdades, así estas sean incomodas para el establecimiento y los eternos dueños del poder económico y político; aspiramos a que la salud y la pensión cobije a todos los ciudadanos y deje de ser un privilegio de pocos; propendemos por una economía vigorosa, que genere riqueza a partir del fortalecimiento del agro y la industria y cada vez sea menos dependiente del devaluado petróleo; soñamos con un país que proteja su patrimonio natural, el agua, la vida en todas sus formas.

En lo fundamental, evidentemente, coincidimos. Por ello creo necesario avanzar en un dialogo que permita llegar a un entendimiento en términos programáticos y electorales. Además, porque a poco más de un año para las elecciones el Partido Liberal no tiene un candidato viable. Humberto De La Calle difícilmente ganaría una consulta dentro de la coalición de centro. Alejandro Gaviria, por su parte, ha repetido que no tiene aspiraciones políticas y que se siente incomodo con la presión que ejercen para que sea candidato; él seria una gran opción, es respetado y admirado, pero creo que lo primero que debe tener un candidato son deseos, ganas, una motivación profunda para querer producir transformaciones desde el Gobierno y él, claramente, por ahora no la tiene.

La plataforma ideológica del Partido se enorgullece de su carácter pluralista y de constituirse por diferentes matices de izquierda democrática que tienen el propósito común de defender los derechos fundamentales de las personas. En tiempos en que el liberalismo ve menguado el apoyo popular por sus decisiones erráticas y en consecuencia perdido su vocación de poder, vale la pena practicar la (hasta ahora desconocida) democratización interna para poner por encima a sus bases. Es un partido político  con tradición popular,no una monarquía en la que el rey (Cesar Gaviria) y su corte (los congresistas) definen a quien le entregan su apoyo. Celebro los diálogos quelos reconocidos liberales Humberto de La Calle y Juan Manuel Galán sostienen dentro de la denominada “Coalición de la Esperanza”. Hay que fundar el dialogo con Petro para propiciar la unión de todas las fuerzas demócratas.

Parodiando a nuestro faro Jorge Eliecer Gaitán, el pueblo liberal es superior a sus dirigentes, por eso muchos no aceptaremos una imposición inconsulta con las bases decretada desde Bogotá, que vaya en contravía de lo que verdaderamente representamos. Es hora de unirnosa quienes comparten nuestros mismos propósitos de cambio y transformaciónpara consolidar una alianza poderosa que le arrebate el poder al uribismo.
Que la extrema derecha no vuelva a ver la genuflexión del Partido, aunquede los verdaderos liberales nunca la han tenido.



También te puede gustar...