Opinión

miércoles, febrero 17, 2021

Las vacunas del show y la politiquería

El show mediático protagonizado por el presidente Iván Duque y su gobierno con las vacunas contra el Covid-19, se parecen a las escenas narradas por García Márquez, cuando los gitanos llegan a Macondo y revolucionan al pueblo con los nuevos inventos de la alquimia.
Las vacunas del show y la politiquería

Por Humberto Leyton


Pareciera que la vacuna contra el Covid-19, fuera el nuevo invento que se podría agregar a los 15 que llevaron los gitanos a Macondo, junto con el imán como la octava maravilla, el catalejo y la lupa gigante, la dentadura postiza, la gallina de los huevos de oro, el jarabe para hacerse invisible, el aparato para olvidar los malos recuerdos o el emplasto para detener el tiempo, entre otros.

Toda la parafernalia y las caravanas con la vacuna que organiza el presidente Iván Duque, no tienen nada que envidiar a ese realismo mágico que nos describió García Márquez en Cien Años de Soledad.

Solo que en esta versión el mandatario uribista ha llegado al ridículo y la expresión máxima de la politiquería, cuando trata de lavar la imagen de su desacreditado gobierno protagonizando espectáculos circenses a costa de una crisis sanitaria que vive Colombia y el mundo entero que ha costado millones de vidas.


¿En qué queda lo que tanto ha pregonado Duque de no hacer política con las vacunas, cuando él sin sonrojo alguno viola sus propias reglas?


Eso de hacer el oso organizando funciones como la del recibimiento de una mínima parte del lote de vacunas en el aeropuerto de Catam lo mismo que el desfile de este miércoles 17 de febrero, en Sincelejo donde para entregar cerca de 600 vacunas se organizó un desfile interminable de vehículos escoltados por tanquetas del Ejército, es digno de un país tropical como el nuestro y de un inepto presidente como el nuestro. Estas fanfarrias no tienen cabida en países serios.

Solo se escoge a esta ciudad costeña para reforzar a su alcalde Andrés Gómez Martínez, quien afronta un proceso de revocatoria y es de las entrañas del uribismo. ¿Por qué no se escogió a Quibdó o Caquetá o el Amazonas, por ejemplo? ¿Inclusive el mismo Bogotá, Medellín o Cali que han sufrido la pandemia con rigor?

¿En qué queda lo que tanto ha pregonado Duque de no hacer política con las vacunas, cuando él sin sonrojo alguno viola sus propias reglas?

El programa de vacunación del gobierno colombiano ha sido un desacierto total desde el mismo momento que se incumplieron los plazos de compra y entrega de las vacunas. Somos los más rezagados del continente en esta tarea.

Y ahora qué decir de la falta de transparencia con que se ha manejado este asunto en diferentes aspectos, que le han dado a los contratos carácter de seguridad nacional y secreto de Estado, cuando a todas luces es una negociación pública.

Pero el desgobierno llega a tal punto, que la enfermera que recibió la primera vacuna en Sincelejo, Verónica Machado, denunció poco después de que le aplicaran la primera dosis, que lleva varios meses sin recibir su sueldo. Con esto dejó en evidencia una vez más el dramático cuadro de los trabajadores de la salud en varios lugares de Colombia.

Ha sido de tal tamaño el desacierto de Duque en el manejo de este asunto que una una defensora a ultranza del statu quo y en muchos aspectos del gobierno uribista, la periodista Salud Hernández se fue lanza en ristre con una crítica mordaz, que no  necesita comentarios.

En su cuenta de Twitter Hernández escribió que "Absurdo que @IvanDuque y su ministro de Salud @MinSaludCol vayan a Sincelejo. El show fue con la llegada. Es ridículo y politiquero recorrer el país con las vacunas. Que gasten la plata de tanto viaje en pagar deudas con personal sanitario". En otro twee anotó: "Dice el gobierno: No politicen las vacunas. Y todos la politizan, empezando por @IvanDuque y siguiendo por alcaldes, gobernadores. Hasta la Secretaria de Casa Nariño. Que jartera"*.

En ese ir y venir de reiterados desaciertos, le va a quedar muy difícil al presidente Iván Duque recuperar la credibilidad en los 18 meses que le restan de gobierno.



También te puede gustar...