Opinión

jueves, febrero 25, 2021

De la Asamblea viene un barco cargado de…

En el papel, las asambleas departamentales son corporaciones de elección popular, autonomía y presupuesto propio que ejercen "control político”. Aquí el control político es casi inexistente, aunque me niego a pensar que es por cuestiones de mermelada.
De la Asamblea viene un barco cargado de…

Por Carlos Pardo Viña | Escritor y periodista


En el papel, las asambleas departamentales son corporaciones de elección popular, autonomía y presupuesto propio que ejercen "control político”. Aquí el control político es casi inexistente, aunque me niego a pensar que es por cuestiones de mermelada. Ni más faltaba. Evacuado ese punto podríamos ver otras funciones: expedir las disposiciones relacionadas con la planeación, el desarrollo económico y comercial, el apoyo financiero y crediticio a los municipios, el turismo, el transporte, el ambiente, las obras públicas, vías de comunicación y desarrollo de sus zonas de frontera. Y viendo esa vaina tan importante, quise ver qué hizo la Asamblea del Tolima en el periodo 2020. Me preparé un café y me dispuse a ver esa cantidad de ordenanzas de iniciativa de los asambleístas que han motivado el desarrollo económico, social, cultural y humano del departamento.

Según la página de la Asamblea (www.asambleatolima.gov.co), solo 17 ordenanzas fueron expedidas en el 2020. La mayoría (14) son de trámite: conformar y actualizar el Consejo de Planeación del Tolima, autorizar al gobernador para seguir participando en el Plan departamental para el manejo empresarial de los servicios de agua y saneamiento básico, adoptar beneficios de ley 2010 de 2019 (de orden nacional) y la aprobación e incorporación de recursos del presupuesto.

Existen otras bastante curiosas como la creación de la Comisión legal para la equidad de la mujer de la Asamblea que no es otra cosa que fomentar la participación femenina en las labores de la Duma, algo que ya está reglamentado a nivel nacional; y la declaración de la abeja como insecto de interés ecológico, social y económico. Esta última me parece muy significativa porque los diputados decidieron reconocer a las abejas su importancia para la vida humana (artículo 4) y ordenan la creación de una mesa técnica que vele por su protección. Las abejas pueden dormir tranquilas.

La número 17, prohíbe el uso de plástico de un solo uso, no biodegradable y el poliestireno expandido (icopor), en la gobernación y entidades adscritas. Interesante ordenanza. Y lo digo honestamente. Sin embargo, no es nada innovadora. Esto se ha hecho en el país.

Y no hay más.

Entonces pensé… quizá es que no han actualizado la página de la Asamblea pese a las leyes de transparencia, o quizá es que su labor prefiere ser muy silenciosa, sin aspavientos y que nadie se entere de todo lo que le aportan al departamento. Puede ser. Si no es eso, la otra posibilidad es que la Asamblea no sirve para nada y que los tolimenses nos gastamos más de seis mil millones de pesos en su funcionamiento. Aunque no todo está perdido, leí en las noticias locales que ahora aprobaron el día de la achira.



También te puede gustar...