Opinión

martes, enero 12, 2021

Alexander Castro ¿El hombre de la nueva historia del deporte tolimense?

Sería el encargado de articular el eje: educación, salud y deporte, como elemento social y vitrina de mostrar del gobierno barretista, donde la culminación de los escenarios deportivos son fundamentales para convertir a Ibagué en epicentro de ciudad deportiva.
Alexander Castro ¿El hombre de la nueva historia del deporte tolimense?

A simple vista se vería como un mal negocio el que hizo Alexander Castro de salir como asesor de la gobernación del Tolima y la alcaldía de Ibagué, para pasar a la Gerencia del Instituto Departamental de Deportes del Tolima (Indeportes), pero analizándolo bien, es todo lo contrario. 

Solo pierde la autonomía para hacer declaraciones públicas de carácter político como portavoz  de su movimiento, el resto son ganancias y veamos por qué. En primer lugar, con los dos contratos que tenía entre la gobernación y la alcaldía, ganaba un poco más de 10 millones de pesos, sin contar los descuentos, el pago de estampillas y pólizas, reteica y la retefuente que dejaba los honorarios en una suma superior a los seis millones de pesos. Ahora en su nuevo cargo queda ganando unos 11 millones, más las prestaciones sociales, incluidos servicios médicos, hospitalarios, y medicamentos. 

En segundo lugar, y lo más importante de su nuevo cargo, es la misión que, en nuestro criterio, va a desempeñar como articulador de un proyecto de gobierno que reúne tres elementos: educación, salud y deporte. Este podría ser el eje principal que se piensan jugar la administración departamental y municipal de Ibagué, para convertir a la capital del Tolima en una ciudad deportiva que aloje competencias de diversas modalidades, brindando la posibilidad de dinamizar la economía en el sector hotelero, comercial y turístico en general. 

Y esto se consigue precisamente uniendo a estas áreas que son transversales como lo es la educación, la salud y el deporte. Y precisamente a esto le están apuntando los gobiernos que orienta el exgobernador Óscar Barreto, programa que va ligado a la nueva estrategia de desarrollo que se advierte, especialmente la gobernación de Ricardo Orozco, que ante la pandemia ha modificado sus planes de gobierno, prestando más atención a los problemas sociales que tiene la gente, como la salud, la educación y el deporte, antes que a las grandes moles de concreto. 

En este sentido se puede considerar que la llegada de un hombre de la entera confianza del exgobernador Barreto, a un cargo aparentemente sin mucha trascendencia en la administración, sea para cumplir una tarea, que en las actuales  circunstancias, es trascendental tanto para el gobierno departamental como municipal. Y ese, es Alexander Castro, que de no fallarnos los cálculos, será uno de los encargados, desde el campo deportivo, de articular la nueva estrategia gubernamental para responder a la etapa crítica que se vive con la crisis sanitaria, donde las grandes obras de hierro y cemento pasan a un segundo lugar, y el ser humano se vuelve protagonista de primer orden.

En este marco, es tarea prioritaria terminar unos y construir otros escenarios deportivos donde el Departamento y el Municipio están comprometidos. 

El deporte se ha tomado como agente dinamizador del desarrollo de la ciudad, según lo dice el propio Castro, que unido a los avances en salud y educación, se convierten en un conjunto de proyectos que, de alguna forma, serán el motor sobre los cuales descansará el desarrollo futuro de la ciudad de Ibagué; además, convertirse en un plan de choque tanto de la gobernación y la alcaldía de Ibagué para enfrentar la pandemia y las consecuencias que de ella se deriven, en aspectos de salud como las enfermedades mentales y la depresión, entre otros; donde el deporte y la educación están llamados a cumplir papeles estelares en la recuperación del ser humano. 

No en vano, se tienen proyectadas inversiones considerables en este eje: salud, educación y deporte, donde ya tenemos en funcionamiento la rehabilitación de la clínica El Limonar, sede del hospital Federico Lleras, que se ha convertido en esta epidemia en un centro valioso para atender a los pacientes con Covid-19, la matrícula cero por todo el periodo del gobernador Orozco, es otra ayuda formidable para los estratos más necesitados de la comunidad que ningún otro departamento tiene en Colombia. 

Ahora nos ocuparemos del deporte. Este ingrediente es como la cereza del postre que han preparado, a nuestro juicio, las administraciones Departamental y Municipal, orientadas políticamente por Barreto. Por eso, se tiene pendiente una inversión conjunta estimada en 140 mil millones de pesos para escenarios donde ya se han destinado 43 mil 500 millones para el coliseo Mayor del Parque Deportivo; suma a la que se debe agregar cerca de 13 mil millones de pesos, que ingresarán a Indeportes por concepto de presupuesto anual y de la estampilla prodeportes. 

Una vez construido el complejo acuático, el complejo de raquetas, la pista para BMX, el coliseo menor, como terminadas las piscinas olímpicas de la Unidad Deportiva, la situación de Ibagué será otra, y se podría habla de una ciudad deportiva que sin duda dinamizará la economía. 

Y es precisamente esta misión la que debe orientar, dirigir y plasmar en la realidad Alexander Castro. Será una tarea difícil pero no imposible de cumplir, y Castro tiene las capacidades de cambiar esa mala imagen que nos dejó el nefasto alcalde Luis H. Rodríguez, y de comenzar a escribir una nueva historia del deporte tolimense.



También te puede gustar...