Destacadas

domingo, enero 10, 2021

Mariquita – Manizales, la carretera que colapsó

Con el cierre de la vía que conduce de Cajamarca a Armenia, la carretera de Mariquita a Manizales se convirtió en la mejor opción, pero ante tanto tráfico y el mal tiempo mostró sus debilidades.
Mariquita – Manizales, la carretera que colapsó

El corredor que conduce desde el Tolima hacia la capital de Caldas por el Alto de Letras es quizás una de las mayores travesías por las carreteras de Colombia. Sus pasos angostos, los deslizamientos de tierra, obras en la vía, hacen parte del paisaje de quienes la transitan.

Pero el viacrucis para los viajeros este fin de año fue de fuerza mayor. Con el cierre de La Línea, vehículos livianos y de carga pesada tomaron esta opción haciendo que un trayecto de 3 horas entre Mariquita y Manizales se convirtiera en un paseo de más de 8 a 10 horas de acuerdo al testimonio de ibaguereños que tomaron esa ruta. 

Las dos alternativas para comunicarnos con Caldas

La primera alternativa con que cuentan los conductores está en la actual vía que tendrá una intervención en el 2021. Se trata del estudio y diseño para la vía Manizales – Mariquita pero teniendo en cuenta las variantes de Fresno y Padua, dos lugares en donde la vía es tan estrecha que requiere de ayuda permanente de las autoridades para lograr pasar por esos estrechos espacios. 

El convenio fue firmado el pasado 26 de diciembre por el Invías, informó al diario La Patria, Luis Alberto Giraldo, secretario de Infraestructura de Caldas. Dijo que “Este corredor hay que mejorarlo con inversiones muy altas. No será suficiente con lo que el Invías tiene proyectado por ahora, que ayudará mucho".

El alto funcionario espera que las variantes de Padua y Fresno vengan acompañadas del viaducto de Mesones, 400 metros de longitud, y mejoramiento de otros puntos neurálgicos de la carretera.

En otro de sus apartes dice Giraldo:  “Se necesita hacer correcciones de curvas, construir carriles de adelantamiento, mejoramiento del radio de curvatura horizontal de la carretera. Hace cinco años hubo una propuesta de una concesión vial, una APP que no tiene muchas posibilidades de financiación autónoma porque un peaje que se instale en ese corredor no será suficiente para pagar la obra que se requiere”.

La segunda alternativa y que ya está en marcha, se trata del proyecto vial entre Cambao y Manizales. La mega obra será una vía 4G con 255 kilómetros, que costará $1.14 billones y espera conectar a los departamentos de Cundinamarca, Tolima y Caldas, a través de un paso alterno a los de La Línea y el Alto de Letras.

Lo único cierto es que las dos alternativas son necesarias para la región. Las falencias en la vía que conduce desde Cajamarca a Armenia seguirá presentando problemas y la conexión hacia el Pacífico se podrá realizar por esos tramos o que inicien obras por Roncesvalles o Chaparral. Recordar que la alternativa Líbano-Murillo-Manizales será solo para vehículos particulares, lo que ayudará a descongestionar los corredores Mariquita-Alto de Letras y por el sector de La Línea.



También te puede gustar...