Gente

viernes, julio 10, 2020

“Quiero ser Ministra de Educación”

Piensa y habla con tanta propiedad y convicción que da la impresión que se está al frente de una lideresa de una enorme experiencia. Apenas es una niña-adolescente, pero eso sí con un enorme talento, pero sobre todo con un alto don de gentes.
“Quiero ser Ministra de Educación”

Desde sus primeras palabras queda la certeza que se está frente a una persona de una madurez y criterio absoluto. Arrolladora como ninguna en su hablar y en su actuar.

Angie Sofía Orrego Olaya tiene 17 años de edad, cursa grado 11 en el colegio Champagnat y acaba de ganar el primer torneo de discursos, denominado ‘El coronel no tiene quien le recite’, organizado por la Sociedad de Debate de la Universidad Sergio Arboleda.

 No es el primer concurso de oratoria que gana Angie y seguramente no será el último. En el pasado, a los 15 años ya había ganado el concurso ‘Modelo Congreso de la República, organizado por la fundación Domopaz y Hanns Seidel Stifttung,  pero antes había sido la mejor en un concurso realizado por la Organización de Estados Americanos, OEA.

Varios países

En esta ocasión Angie Sofía participó en un grupo de 70 concursantes entre los que había colombianos y extranjeros, de Venezuela, Perú y Ecuador, donde se encontraban participantes de diferentes grados de escolaridad, pregrado y posgrado. Angie era la de menor edad y ganó.

“Me gusta mucho hablar y en la oratoria encontré ese espacio en el que puedo expresarme libremente sobre mis temas favoritos, el poder de la palabra ha cambiado el mundo y mi mundo".

Lo de Angie Sofía ha sido un proceso exitoso, es un ejemplo a seguir. Es el acompañamiento colegio-hogar. Ahí radica el avance. Por eso la rectora del colegio Champagnat, donde Angie desde los tres años ha permanecido hasta este 2020 cuando recibirá el grado de bachiller, se muestra exultante por lo que significa Angie para la institución.

 “Angie siempre se ha caracterizado por ser una niña inquieta, sensible, con posturas críticas frente a la vida, a las injusticias, una niña de propuestas, fiel a los principios maristas”, dice Janeth Galindo rectora del Colegio Champagnat.

Agrega que “Para nosotros como comunidad estudiantil marista nos sentimos orgullosos de Angie. Este ha sido un proceso conjunto entre el colegio y el hogar de Angie, que es lo que buscamos con todos. Esto logros se dan cuando se trabaja en equipo”.

 La familia

Y es que Angie Sofía ha tenido un hogar que le ha brindado todas las posibilidades y ella por supuesto las ha atesorado de manera juiciosa, junto a su hermano Juan Camilo de 11 años, que le sigue los mismos pasos en la dedicación y disciplina.

Su papá, abogado y su madre, ingeniera de sistemas, se han esmerado porque los dos hijos tengan espacios que les permitan desarrollar sus habilidades. Angie Sofía entregada a la literatura, a hacer lo que más le gusta, leer obras de historia, escribir, estar actualizada sobre la realidad del país y del mundo, mientras su hermano combina con suficiente propiedad estudio y fútbol, su pasión. 

Angie dice que además de la influencia recibida de sus padres, destaca el aporte de un tío al que veía desde muy pequeña leer mucho y entonces recuerda que él le regaló una enciclopedia que la marcó para el resto de la vida.

Los docentes

Del colegio Champagnat afirma que todos los docentes, cada uno en su estilo, le hizo aportes significativos para llegar a ser lo que es hoy. Recuerda con especial atención y afecto a dos profesoras. Azucena Castellanos del área de Sociales y a Sandra Baraja, de Castellano.

De la docente Azucena recuerda la manera magistral y fascinante como les explicaba y narraba las historias sobre las distintas guerras que han atravesado a la humanidad, entonces observaba a Angie interesada en saber más y le recomendaba libros y le prestaba otros, algo similar ocurría con la profesora Sandra, quien siempre la alentaba a que escribiera, de manera permanente le enaltecía el talento y también le recomendaba libros. Angie siente atracción por el género literario del cuento, ya ha participado en varios concursos.

Angie, ya tiene definido qué va a estudiar. Será abogada y quiere cursar la carrera en la Universidad de Los Andes y aspira a estudiar becada, y con seguridad lo logrará. Angie en toda su estadía en el colegio Champagnat ocupó el cuadro de honor de mejor estudiante. Salir de Ibagué para continuar sus estudios en otro lugar no significa desprenderse de su amada Ibagué. "Mi corazón siempre con mi ciudad y mi departamento, con la aspiración de regresar a servirle a mi región", cuenta.

Alegría, música y optimismo

Angie para nada es una niña nerd, como algunos pudieran pensar, todo lo contrario, es de una personalidad que entusiasma, que tiene imán, se relaciona con facilidad, tiene don de gentes, es una niña normal, que juega, ríe, baila, canta y canta de verdad, pues además de la pasión que le dan lo libros, disfruta con la música. Es cantante, le gusta cantar, toma su guitarra e interpreta música colombiana y popular. Alegre, optimista, esa es Angie, quien cultiva la oratoria con la certeza que se trata de una herramienta clave para la vida y por eso recomienda que debería ser una cátedra

“La invitación es a los/ las jóvenes a que seamos agentes de cambio, esforcémonos por hacer lo que amamos”

obligada en los colegios. “El que sabe expresarse en público y tiene la habilidad de sabe comunicar las ideas, puede escalar con mayor facilidad”, dice.  Recuerda que consciente de la necesidad de desarrollar la destreza de hablar en público, desde muy temprano se dedicó a estudiar los textos ‘Diálogos del Orador’ de Cicerón, para entender desde la academia "la importancia de saber expresarnos en público".

Es una apasionada por los temas que tienen que ver con la educación, de ahí que participa con ímpetu en todo lo que conlleve al debate en asuntos de defender las minorías, de trabajar por los derechos de las mujeres, por eso se declara feminista de tiempo completo.   

Hace parte de una plataforma digital de corte social de la que es cofundadora, llamada ‘Generación Plus’, en la que con otros jóvenes propician foros, conversatorios y debates alrededor de la educación, el emprendimiento juvenil y el desarrollo sostenible.

Y remata con una frase que la ha escrito en su Facebook "La invitación es a los/ las jóvenes a que seamos agentes de cambio, esforcémonos por hacer lo que amamos, a mí me gusta mucho hablar y en la oratoria encontré ese espacio en el que puedo expresarme libremente sobre mis temas favoritos, el poder de la palabra ha cambiado el mundo y mi mundo".

En pocas palabras

¿Un sueño? 

Ser ministra de Educación.

 ¿El Escritor favorito? 

Gabriel García Márquez

 ¿La obra que más le ha gustado de García Márquez? 

Del amor y otros demonios. Esa obra me marcó. La leí cuando tenía 14 años. Pero también me gustó ‘El ruiseñor’ de Kristin Hannah y ‘Buda Blues’ de Mario Mendoza.

 ¿En política dónde se ubica? 

Aún no me enmarco en ninguna ideología. Pienso que hay que ir más allá del centro y de los extremos. Veo la política como al arte de servir.

 ¿Líderes que admire hoy en el país?

 A la alcaldesa de Bogotá, Claudia López y a la representante a la Cámara, Juanita Goebertus

¿Un líder mundial que admire?

Greta Thunberg, activista joven por el cambio climático

¿Algo que le moleste de los gobernantes?

Me molesta de los gobernantes que vean masas donde hay individuos, sujetos de derechos y libertades personales. Cuando los ciudadanos nos convertimos en cifras.

¿Lo que más le duele que ocurre en Colombia?

Lo que más me duele de lo que pasa en el país es la desigualdad de género y como la hemos normalizado sistemáticamente. Así mismo me duele el asesinato de los líderes y lideresas sociales.



También te puede gustar...