Gente

jueves, julio 23, 2020

La covid-19 se llevó al sastre de la fiesta brava

Orgulloso de su Coyaima, su afición por el arte de Cúchares, lo llevó como novillero a lucirse en las fiestas de los pueblos de Colombia, para después convertirse en el mejor sastre de vestidos para toreros.
La covid-19 se llevó al sastre de la fiesta brava

Erasmo era su nombre de pila, lo cambió por Fermín y entonces en el mundo de los toros quedó para siempre como el novillero, Fermín Hernández.

Había nacido en Coyaima. Fermín Hernández, el hombre hecho novillero que soñó con ser torero de los grandes, que soñó en emular a los de su tierra, a los grandes maestros Pepe Cáceres, José Porras o Cristóbal Pardo, un buen día descubrió su talento de artista, de artesano de la puntada fina,  entonces, terminó   convertido en uno de los mejores confeccionistas de  los multicolores y llamativos trajes de los más importantes toreros de Colombia.

La organización de espectáculos 'Toros y Artistas en Provincia', escribió en su cuenta de Facebook, que este miércoles 22 de julio en las horas de la madrugada falleció en el hospital de El Tunal, en Bogotá, el novillero y conocido sastre de trajes para toreros, Fermín Hernández.

Había ingresado al centro hospitalario el pasado domingo, los médicos hicieron todos los esfuerzos por salvarle la vida, pero fue imposible y hoy a la madrugada le sobrevino un paro respiratorio y Fermín ha Fallecido.

"La familia taurina se solidariza con su familia, esposa, hijas, nietos y allegados. Fermín, compañero de mil batallas, Descansa en Paz", reza el mensaje.

"Mi amigo Erasmo soñó con ser torero de postín.  Por esos pueblos de Dios, con toros de todo tipo se jugó la vida ley y se convirtió en Fermín. Un día decidió cambiar de oficio. Cambió su espada y muleta por las agujas y el hilo, y en esa nueva faceta sentó cátedra torera", escribió el maestro José Porras.



También te puede gustar...