Empresas

sábado, mayo 16, 2020

102 mil empleos en riesgo en Ibagué: CCI

Según la encuesta de impacto económico realizada por Confecámaras, las empresas cuentan con un flujo de caja para subsistir de apenas 2 meses y el tiempo está a punto de cumplirse.
102 mil empleos en riesgo en Ibagué: CCI

En la más reciente investigación realizada por la Cámara de Comercio de Ibagué (CCI), el resultado no deja de ser preocupante por el impacto social que tendría la no adopción de políticas gubernamentales regionales y locales para defender el empleo. 

Según Mincomercio las micro, pequeñas y medianas empresas responden por el 80,8% del empleo del país. Para el caso de Ibagué serían 102.289 empleos que estarían en riesgo de perderse, ya que según la encuesta de impacto económico realizada por Confecámaras, las empresas cuentan con un flujo de caja para subsistir de apenas dos meses y el tiempo está a punto de cumplirse.

Esta dramática conclusión debería motivar al Gobernador y al Alcalde a un replanteamiento estructural de sus Planes de Desarrollo Departamental y municipal, sobre los que ya se ha iniciado el debate para su aprobación. 

En el último trimestre enero-marzo de 2020, según el Dane, Ibagué se posicionó con un 19,4% como la tercera ciudad con mayor desempleo del país. Si a esto se agrega el impacto generado por la pandemia, podría estar empezando su ebullición la peor crisis económica y social que haya vivido la ciudad en su historia. Lo acaba de decir el BID en nota publicada por este diario: “La pandemia del coronavirus generará repercusiones devastadoras en el mercado laboral y exacerbará la desigualdad en América Latina…”.

Aunque ha sido loable el esfuerzo asumido por los mandatarios Orozco y Hurtado con las inversiones efectuadas en salud, solidaridad y acompañamiento a los grupos de población más afectados, más las medidas de activación paulatina de las actividades económicas adoptadas por el Gobierno nacional en sectores claves como la manufactura y la construcción, hace falta iniciar acciones de impacto estructural que eviten un desastre social. Está probado que prevención, salud y economía necesariamente deberán convivir juntos.}

Martha Lucía Ramírez, vicepresidente de la República, expresó hace poco: “Aquí no podemos nosotros postrarnos por la dificultad sino ser más recursivos cómo vamos a conseguir recursos “...volver a invertir para recuperar de verdad ese tejido productivo que se ha destruido”.

Agregó que “la única manera de recuperar la economía es produciendo más y recuperando las empresas”.

Panorama empresarial

En las diferentes reuniones virtuales organizadas por la CCI, con representantes de 23 sectores económicos de la ciudad, el panorama es más que preocupante porque ya lo están viviendo los propietarios del 97% del tejido productivo local conformado por microempresas.

Lo dice el informe de la Cámara: “Lo anterior ha llevado a que muchas de las familias que viven de estos negocios, que en muchos casos son de subsistencia, se vean con problemas económicos para afrontar la crisis; esto implica la dificultad para pagar arriendos, servicios públicos, obligaciones bancarias y el salario de sus empleados, lo que hace aún más profundo el impacto económico por la emergencia sanitaria y es que el 82% de los empresarios aseguran que en caso de que las medidas del gobierno se prolonguen, su negocio podría subsistir con recursos propios entre 1 y 2 meses.

“Desde la entrada en vigencia de las medidas adoptadas por el Gobierno nacional y/o local para contención del Covid-19, las ventas de los empresarios han disminuido (95%), de las cuales un 77% han tenido una disminución por encima del 50%”.

A parte de las medidas del Gobierno nacional, no deja de ser preocupante la cortina de humo que se ha levantado alrededor de la enorme dificultad para que las microempresas accedan a recursos de crédito.

Es evidente que esta población no le interesa al sector financiero tradicional, muy ortodoxo a la hora de evaluar las condiciones exigidas para otorgar préstamos destinados a capital de trabajo. Pero además, ha surgido un manto de duda sobre el impacto de los créditos gestionados a través de Bancoldex, que para el caso del Tolima, apenas se beneficiaron (según informe del mismo banco) 1.429 empresas en los meses de marzo y abril, y sobre un total de 44.000 empresas, eso equivale a un modesto 0,03%. Pareciera no interesarle a la banca asumir riesgos y contribuir a la reactivación económica de las empresas en el Tolima.

Crear un empleo

Según un análisis de Fedesarrollo, “para América Latina y el Caribe, ese cálculo es en promedio 76%, lo que sugiere que formalizar un empleado en la región costaría cerca del 80% de su ingreso informal. En el caso de Colombia, el indicador es preocupante porque formalizar un trabajador cuesta 116% de su ingreso informal, siendo así el segundo país más costoso de la región”.

En otras palabras, por cada 100 pesos que gana un trabajador por fuera de la ley, al empresario le cuesta 116 pesos adicionales formalizarlo. El estudio de Fedesarrollo tuvo en cuenta el pago que hace el empleador para formalizar un trabajador por concepto de pensión, salud, caja de compensación, vacaciones remuneradas, bonos e indemnizaciones en caso de que el empleado tenga que ser despedido.

La conclusión sobre este análisis de Fedesarrollo es que es mucho mejor proteger los empleos actuales y a partir de esta base empresarial, optimizar los indicadores de productividad y competitividad para que la ciudad y la región avancen hacia el desarrollo. Así parezca complejo, los gobernantes con las fuerzas empresariales que realmente tengan peso específico, deberían decidir reconstruir el nuevo plan de desarrollo que se requiere. No hacerlo, no solo sería una equivocada estrategia política y económica, sino que el impacto social tendría consecuencias incalculables peores que la pandemia.

Sobre estas y otras interesantes propuestas se podría empezar un diálogo urgente con el Gobernador y el Alcalde, para cambiar el rumbo. Doctores Orozco y Hurtado, ustedes creen que esto es posible? Estarían dispuestos a reformular sus planes de desarrollo?

Propuestas de reactivación

Los análisis que lidera el presidente Ejecutivo de la CCI, Brian Bazin Bulla, con el apoyo de su junta directiva están enfocados en un agresivo plan de reactivación que incluye seis líneas de trabajo:

- Acompañamiento en la estructuración de protocolos de bioseguridad para la puesta en marcha de las actividades económicas.

- Líneas de crédito regionales para el acceso a la financiación de las empresas.

- Generación de procesos de transformación digital empresarial en sectores estratégicos y/o priorizados con la industria TIC local.

- Fortalecimiento de procesos de encadenamiento productivo a través de estrategias Clúster.

- Fomento al emprendimiento con valor agregado.

- Programas de acompañamiento a la medida para la reactivación económica: estrategia empresarial, innovación, finanzas, productividad y acceso a mercados.



También te puede gustar...