Destacadas

lunes, marzo 29, 2021

Un abogado errático y unos Concejales a los que les falta todo

EDITORIAL. Un abogado defensor que busca en la prensa, el chivo expiatorio para dilatar un proceso judicial que requiere definición y aclaración con prontitud, y un grupo de concejales de Ibagué, que siguen estando lejos del nivel de exigencia y compromiso que reclama la ciudad.
Un abogado errático y unos Concejales a los que les falta todo

Dos hechos que no pueden pasar inadvertidos. El primero, los argumentos esgrimidos por el abogado Humberto Escobar, para solicitar el cambio de radicación del expediente a otra ciudad sobre el caso conocido como ‘piques ilegales’, en el que  Andrés Fabián Hurtado, hoy alcalde de Ibagué, está siendo investigado como presunto responsable de los hechos irregulares que se dieron en abril de 2014 cuando en calidad de director administrativo del Aeropuerto Perales, habría facilitado la pista de esa terminal aérea para realizar carreras clandestinas de vehículos.

Durante la audiencia del juicio oral del pasado jueves, el abogado Escobar, defensor del alcalde Hurtado Barrera, con sus argumentos, expresó que los informes presentados por algunos medios de comunicación local respecto a este hecho judicial, afectaban la imparcialidad e independencia que debe tomar el juez del caso.

Para ello, el abogado Humberto Escobar explicó cada uno de sus argumentos que, desde luego, son respetables, pero no compartimos. La prensa tiene la libertad, dentro de parámetros de responsabilidad y ética periodística, de hacer análisis e incluso puede y, hace parte del oficio, plantear escenarios posibles con proyecciones si es necesario, con respecto de lo que puede originar una decisión judicial preliminar.

Por lo tanto, resulta traído de los cabellos ese argumento.  La labor de la prensa es independiente. El juez en su leal saber y entender e independencia es el que toma la decisión de fallar ajustado en derecho ajeno a interferencia e influencias de ninguna especie.

Nos asalta el temor de que las argucias del abogado Escobar, son parecidas a las de su colega Iván Cancino, a quien frecuentemente se le enferman sus poderdantes, sobre todo cuando tiene que acudir a audiencias decisivas para los procesos.

Y el objetivo de estas apariencias, es ganar tiempo para buscar enredar los procesos y que entre en acción el vencimiento de términos y, con ello, que reine la impunidad. Es por demás una escuela que ha hecho carrera en el país.   

Concejales en el lugar equivocado

El segundo caso, por supuesto, tampoco nada menor, tiene que ver con el desarrollo del debate de control político que en el Concejo de Ibagué se le hizo a la administración municipal por la supuesta irregularidad de mal uso de un bien público, en este caso el estadio Manuel Murillo Toro.

Válido y además está dentro de su ámbito que en las corporaciones públicas como Congreso, Asamblea y Concejo, haya miembros que apoyen a los gobiernos del turno. Se da este caso con varios de los concejales hoy de Ibagué. Pues bien, un sabor desesperanzador sembraron en la ciudadanía ibaguereña algunos de estos concejales de acuerdo con la intervención que hicieron en dicho debate.

Concejales con una pobre argumentación que dejaron al desnudo, una vez más, la profunda crisis de ausencia de capacidad y liderazgo que acusa esta corporación. Solo para dar tres ejemplos con nombres propios de ese angustiante bajo nivel, que no se manifiesta solo en la argumentación sino también en el discurso.

La concejal Martha Ruiz y los concejales Ferney Varón y Julián Serna, produjeron pena ajena. Sus intervenciones no estuvieron a la altura de un Concejo como el de Ibagué. Está bien que quieran defender el ejecutivo, pero háganlo con la preparación debida. Por fortuna en este periodo hay un grupo de concejales, que vienen haciendo el esfuerzo de devolverle más que dignidad a esta corporación, credibilidad y eso se logra con un trabajo serio, ponderado y sin buscar otros intereses que no sea el beneficio de Ibagué.

Infortunadamente, las mayorías del Concejo local, están más ahítas de mermelada que de inteligencia, conocimientos, consecuencia y valor para defender los intereses ciudadanos.



También te puede gustar...