Opinión

lunes, febrero 10, 2020

Puro show

En Ibagué puso una “primera piedra” de una obra que aún no está contratada y de un convenio que ya se había firmado el año pasado y en Gualanday inauguró el tan anhelado viaducto que había dejado en ejecución el Gobierno del presidente Santos. Por: César Picón
Puro show

La visita del sábado del Presidente Duque no fue mas que eso: un bonito show. Elocuente discurso, pose con la camiseta regalada del Tolima, pico va y abrazo viene, pero de aquello na’ de na’. En Ibagué puso una “primera piedra” de una obra que aún no está contratada y de un convenio que ya se había firmado el año pasado y en Gualanday inauguró el tan anhelado viaducto que había dejado en ejecución el Gobierno del presidente Santos. Tiene todo el derecho, al fin y al cabo, es nuestro actual Presidente. 

Sin embargo, deja una enorme decepción que no haya concretado ninguna otra obra, ni inversión para el Tolima, ni su capital, un sello personal que diera coherencia al discurso de querer esta tierra. El Presidente no demostró el compromiso ni la voluntad política que debería, pareciera pasar por alto que aquí obtuvo una amplia ventaja electoral para elegirse el primer mandatario; que los gobernantes que lo recibieron son del partido conservador, su principal aliado político tanto en época de campaña como ahora en el Congreso; que todos los congresistas tolimenses -con excepción del liberal Ángel Gaitán, siendo justos- le han votado sus iniciativas y lo han apoyado en todo; incluso, que su ascendencia tiene fuerte arraigo en nuestra ciudad.

De la aprobación del Sistema Estratégico de Transporte Publico para Ibagué solo dijo “vamos a sacarlo rápido”. ¿Cuándo Presidente? si es que desde mediados del año pasado el Gobierno Nacional tiene todos los estudios para darle tramite y todavía no define fecha para su aprobación, noticia nada alentadora teniendo en cuenta que el SETP compromete vigencias futuras que implica que después de firmado habría que esperar incluso años para que lleguen los recursos para su puesta en marcha. 

Frente a la solicitud del Alcalde de aportar recursos para obras del Plan Maestro de Acueducto de Ibagué, la respuesta fue organizar una reunión con el Ministro, osea nada. Tampoco se comprometió con recursos para nuevos escenarios deportivos sabiendo que hay varios desfinanciados. Reconociendo que el Panóptico es un activo valioso para la cultura y el desarrollo de la economía naranja, no concretó el aporte que haría su Gobierno para dotarlo y ponerlo en funcionamiento pese a que el mayor esfuerzo que era recuperar su infraestructura está próximo a cumplirse.

Hay que rescatar que el Gobernador si se comprometió públicamente con recursos para construir el complejo acuático y posteriormente el coliseo menor. 

Ibagué necesita cuantiosos recursos para desarrollar sus proyectos estratégicos; además de los ya mencionados, está la construcción de la calle 103 para comunicar la Av. Ambalá con la salida hacia Bogotá; la construcción de al menos tres viaductos; el Musicable (propuesta del actual Alcalde) que daría una alternativade movilidad para un sector de la ciudad y se constituiría como un atractivo turístico; la construcción de dos plantas de tratamiento para sanear las aguas residuales de la ciudad, entre muchos otros. Del Tolima si que son muchos mas.

Es comprensible que el Gobierno Nacional con sus dificultades fiscales atienda todas estas peticiones, pero con que concretará al menos una -ojalá el SETP- podríamos darnos por bien servidos. Al Presidente le quedan dos años y medio de Gobierno sin posibilidad de reelección, por ahora el único aporte para Ibagué son los 20 mil millones para el Coliseo Mayor (el de la “primera piedra”), esperemos que la generosidad del Gobierno de para mucho mas. 

Sobremesa: los congresistas tolimenses no deberían conformarse con anuncios vagos, mas bien trabajar por concretar las buenas intenciones para pasar del dicho al hecho.



También te puede gustar...