Columnistas

sábado, octubre 17, 2020

¿Porqué tanta alarma por el Covid19 en Ibagué?

Que el alcalde no comunique bien no significa que el error sea de la institucionalidad. Ahora cuando estamos en altos contagios de Covid19 no podemos bajar la guardia. Somos responsables de lo que nos pase. Por Óscar Viña Pardo. Creativo juego Batallando contra el Virus.
¿Porqué tanta alarma por el Covid19 en Ibagué?

Esa necesidad de estar alarmando a la ciudadanía con el porcentaje de ocupación de camas de Unidad de Cuidado Intensivo en las IPS privadas de la capital musical por cuenta de la Covid19 contrasta con el porcentaje total de camas UCI del Tolima, 65%. 

El alcalde Andrés Fabián Hurtado y su secretaria de Salud han hecho una buena labor desde lo operativo, más no desde lo comunicativo, donde no son asertivos y conducen a generar una serie de noticias falsas y especulaciones que soslayan la confianza del ciudadano del común. 

Ibagué está en un punto alto de número de contagios, y seguiremos así por unas dos semanas más. Tiene la ventaja de contar con camas UCI no solo en la capital sino en los hospitales de la región, que se suman además a los de Bogotá, donde tienen en estos momentos un alto porcentaje de camas UCI disponibles. 

Recordemos que un paciente puede durar más de 15 días de estancia de acuerdo a las estadísticas del ministerio de Salud de diferentes países del mundo. Uno de ellos alcanzó a durar 58 días. 

El Estado desde mi visión ya hizo la tarea, brindó la información a través de diferentes canales de comunicación. Mejoró en infraestructura hospitalaria y el personal médico hospitalario se preparó para lo que se venía. 

Pero la ciudadanía es IRRESPONSABLE, la culpa la tiene siempre la vaca y no nosotros. Estamos fallando. Encuentra uno padres de familia que vociferan a todo pulmón que sus hijos no regresan este año a clases, pero encuentra uno los centros recreacionales llenos de niños sin tapabocas y papás descuidados de su protección. 

Somos una sociedad hipócrita que pretendemos dejar atrás las tres reglas básicas en tiempos de pandemia atrás. Qué nos cuesta ponernos de manera permanente ese bozal o tapabocas, mantener el distanciamiento social y lavarnos las manos con agua y jabón de manera permanente. 

El fin de semana anterior con el festivo a bordo, más el partido de Colombia nos mostró una vez más que somos frágiles, que nuestra salud mental está quebrantada y que se requieren válvulas de escape para sentirnos vivos. Pero no podemos bajar la guardia. 

Por más camas UCI que tengamos en la actualidad a disposición, estamos exponiendo a los nuestros, a los vecinos y al cuerpo médico que se expone todos los días por salvar vidas. No bajemos la guardia, porque por más que le eche la culpa al alcalde por no hacer su trabajo, la RESPONSABILIDAD TOTAL es suya y nada más que suya. 

La cifra deja de ser cifra cuando el muerto o el enfermo es un integrante de mi familia, o uno de mis mejores amigos.



También te puede gustar...