Crónicas

sábado, octubre 17, 2020

María Ana Conde, la promesa femenina en ciclismo del Tolima

María Ana Conde Colmenares, es considerada por expertos en el deporte de las bielas como la mejor tolimense en “bici”. Es hija de fútbolista y nadadora, es decir deporte puro.
María Ana Conde, la promesa femenina en ciclismo del Tolima

La hija del exfutbolista profesional Jhon William Conde y la nadadora Edna Colmenares nació el 3 de diciembre del 2000. En sus venas el deporte es la constante, esa que le permite a ella junto a sus hermanos fortalecer una tradición en una familia netamente deportiva. 

Diez años más tarde, cuando la más pequeña de la familia Conde Colmenares expresó a sus padres el deseo por practicar fútbol,  le dijeron de manera enfática “¿el fútbol para una mujer? no”, ó, así es como María Ana lo recuerda hoy.

“Yo dije: no, pues patinaje” y con estas palabras la entonces niña dio el primer paso para lo que sería una exitosa carrera deportiva que en ese momento no imaginaba. 

Patintol, años 2010 – 2011, fue su primera escuela a cargo de Manuel Gracía, lugar donde según la deportista aprendió a amar aquella disciplina, aunque solo haya permanecido allí menos de un año. 

El 2012 y el club Skate Line reciben a María Ana con los brazos abiertos llevándola al patinaje de alto rendimento bajo los entrenamientos de Yamid Leadro Díaz. “… Él me llevaba, me traía, me apoyaba económicamente, hasta gastaba su gasolina para hacerme los acompañamientos. Fue un apoyo fundamental…” dice la entonces patinadora.

Y la cosa se pone buena porque en el 2014 la protagonista de esta crónica es seleccionada por La Liga del Tolima, logrando la primera participación en los Juegos Nacionales 2015 con tan solo 14 años de edad. 

En este mismo año, junto a su club Skate Line obtiene el título de Campeona Suramericana en categoría Junior en la ciudad de Cali, hecho que la hace sentir orgullosa de sí misma, ¿usted no se sentiría igual?.

“Venga, pero hay algo bien importante, si no fuera por el apoyo de Concretol yo ni estuviera contando el chiste de que soy deportista” comenta María Ana entre risas.  Espere le explico a qué hace ella referencia: desde el año 2016, la compañía tolimense Concretol, viene apoyando a la joven deportista con $ 1.200.000 mensuales para sus gastos deportivos.

Para los años 2016, 2017 y 2018 participa en campeonatos Interligas con la liga del Tolima, este ultimo año enregándole medalla de bronce en punto ruta. En el 2017 corre La Maratón de Patinaje en Armenia, donde es campeona en categoría juvenil; y en el 2018 La Maratón de Patinaje en Neiva y la Maratón de Patinaje en la Feria de Manizales en 2017 y 2020 la hacen acreedora del título de subcampeona en categoría única, todas ellas en representación de  su empresa patrocinadora Concretol. 

Hagamos un alto,  en el 2018 y 2019, porque una serie de crisis emocionales provocaron “un bajón” en su rendimiento justo como María Ana lo denomina,  situación que la llevó a resultados poco satisfactorios que estaba obteniendo para entonces, pues la meta de estar entre las 10 mejores a nivel nacional no se veía venir. 

El hecho llegó al punto de requerir acompañamiento psicológico-deportivo siendo Daniel Varón el encargado de dirigir este proceso junto a Indeportes.

Llegados los Juegos Nacionales 2019 todo parecia indicar que los ánimos de la deportista se habían regulado. Para estas justas deportivas el objetivo era alcanzar medalla de bronce en relevo ruta. Sin embargo, María Ana se posicionó sexta en esta modalidad, cuarta en la competencia de mil metros ruta y quinta en combinada pista.

 Aunque nadie en el Tolima había ocupado estos puestos previamente,  la meta propuesta no se alcanzó.

“Lo disfruté hasta mayores y cuando uno no se disfruta las cosas es mejor no hacerlas” y de allí partió la tolimense en cuestionarse si debía o no continuar con su carrera deportiva, o al menos con el patinaje.

Llega el ciclismo

2020, año de pandemia y el cronograma para patinaje se había pausado hasta el 2021 así que la única forma de continuar con parte del acondicionamiento deportivo era montando bici. Y así veía María Ana al ciclismo, como complemento del patinaje. 

“Nunca pensé que me fuera a gustar, siempre le sacaba el rabo a la bici, pero la pandemia me puso a pesar porque saliendo a montar me despejaba. Decidí hablar con el entrador de la Liga de Ciclismo para unirme a ellos y él acepto al igual que mis papás…” narró la ya ciclista.

4 meses restaban para dar inicio a La Vuelta al Tolima y la deportista en compañía de su ahora entrenador y presidente de La liga de Ciclismo del Tolima, Nazario Arango apenas iniciaban entrenamientos.

“Me dejé lavar los oidos y arrancamos” de este modo señala la tolimense el inicio de las fuertes pero alentadoras jornadas de entrenamientos. Recorridos en los que era la única mujer del grupo y situación que según ella la beneficiaba, pues el nivel de exigencia al entrenar con hombres es mayor.

Una semana para La Vuelta al Tolima, la ansiedad y nervios se apoderaron de la ciclista. “Semana y media acostándome tarde pensando si había hecho o no lo correcto en cambiarme de deporte, con decirte que no me daba ni hambre a veces”, le contó a El Cronista.co.

La carrera llegó y tanto las emociones como el ánimo de María Ana se enfocaban en el positivismo. 

Día uno de carrera y los pensamientos de nerviosismo estaban constantemente pero esto no hizo que la ciclista parara ni un segundo. Con dicisión y confianza en sí misma logró concluir las 4 etapas de La Vuelta al Tolima, sin importar el podium esto ya era un gran logro para ella teniendo en cuenta sus apenas 4 meses de preparación.

“Me tenía fe entre las diez primeras, pero quedé de 39”  recuerda jocosamente María Ana. Sí, su posición en la clasificación general fue en el puesto 39 a 33 minutos de la ganadora, a pesar de ello, no fue motivo para irse con las manos vacias, $ 2.500.000 y el título a Campeona Mejor Tolimense Damas en la 23º Edición Vuelta al Tolima se fueron con ella a casa.

En medio de felicidad y orgullo María Ana Conde Colmeneres le manda a decir que “haga lo que le guste. Si le gusta estudiar, estudie. Si le gusta el deporte, haga deporte. Pero haga las cosas porque le nacen del corazón

Por: Andrea Gómez, Periodista junior CUN



También te puede gustar...