Crónicas

jueves, agosto 06, 2020

Las Juanas

El autor de esta crónica en este 7 de agosto, hace un homenaje y una manifestación de solidaridad, a las madres de los mártires del 17 de enero de 2.019 , en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander. Por: Roberto Ortiz Villa
Las  Juanas

Al Ejército Patriota lo acompañaban “LAS JUANAS” (mujeres voluntarias) madres, esposas, novias, amantes, hermanas, que marchaban con los soldados dándoles apoyo moral, afectivo y en la mayoría de los casos, combatiendo a su lado o empuñando el fusil del compañero muerto.

Fueron ellas quienes a hombro llevaban las provisiones, preparaban los alimentos, cargaban los fusiles, servían de correos y de espías, hacían de enfermeras, constituyéndose en lo que hoy se conoce como el Batallón de Apoyo Logístico. No obstante, la dimensión de su sacrificio, a ellas la historia no les ha reconocido con el mármol y los bronces que se merecen; a pesar que sus acciones y valor están a la par de nuestros próceres , ellos si exaltados con los justos honores y clarines.                                                                                     

El nombre: Las Juanas.- En Tame, oficiaba el “Cura guerrillero  fray Ignacio Mariño, quien organizó un escuadrón patriota, en el que se destacaba, una hábil jinete excelente en el manejo de la lanza : *Juana Bejar, líder muy apreciada y respetada entre la tropa. Este grupo guerrillero se unió en Tame a las tropas venezolanas del General Bolívar y a las Granadinas del General Santander. Bolívar no permitía que las mujeres participaran en las batallas supongo que por consideración con los españoles (son indómitas e impetuosas). El caso fue cuando le comentaron a Bolívar que la valerosa  Juana Bejar, formaba parte y comandaba el grupo del cura Mariño y, además, exigía en forma perentoria participar activamente en las batallas; Bolívar exclamo : “ahora ya nos acabamos de joder, tenemos que andar con Juana de Arco". Esto origino que a las mujeres que acompañaban al ejército libertador, en adelante las denominará como  Las Juanas.

El nombre hizo historia en México para señalar a las mujeres, también conocidas como las Soldaderas que acompañaban al ejército revolucionario de Doroteo Arango Arámbula (Durango 1.876 / El Parral 1.923 ) conocido como Pancho Villa. Allí se inmortalizan algunas como: Mariana Gómez Gutiérrez : La Profesora; Adela Velarde Pérez "Adelita" (la de la canción); Petra Ruiz "La echa balas"; María  Mendoza  "María la  Bandida"; "La cucaracha" (así le decían); La Guerra Carrasco "María de los guardias";  Flor Silvestre  "La Marieta"; "La chamuscada"; "La Valentina",  y otras famosas popularmente conocidas  a  través  de  los corridos y tamboras.

Capítulo  aparte merece  Marina Aedo (Chihuahua 1.895 / México 1.962) más conocida  como Graciela  Olmos “La bandida”, guerrillera, compositora, guitarrista y cantante, autora de famosos corridos revolucionarios. Dueña del más famoso prostíbulo de ciudad de México.

Se dice que el gobierno se lo financio como reconocimiento a su lucha revolucionaria. El cabaret de "La Bandida" fue cuna de incontables artistas como  Benny Moré y  Marco Antonio Muñiz  a quien La  Bandida despidió una noche diciéndole “Vete, aquí ya no tienes nada que hacer" … “ Toma esta guitarra y adueñate del mundo",  y le entregó una guitarra  que guardaba como un tesoro, la misma que años atrás le había regalado a La Bandida “Manolete”, famoso torero.

Posteriormente, el apelativo se revive en Colombia cuando La Guerra de los Mil Días. Para hacer honor a estas heroínas, el Ejército de Colombia le dio el nombre de Compañía las Juanas a la fábrica de confecciones que pertenece al Batallón Logístico.

Madres, Mártires y Heroínas, fueron, entre otras, Juana Bejar, primera mujer con rango militar en nuestra historia. Obtiene el grado de Sargento Primero de Caballería. Participó en forma destacada y aguerrida en las batallas de Pisba, de Gamesa, del Pantano de Saquencipa y del Puente de Boyacá.

Nota: Pantano de Saquencipa, nombre original del hoy conocido como  “Pantano de Vargas” (Vargas  era el apellido de un español que tenía una finca en medio de un pantano con una casa en donde se acuartelaron los realistas.

Incoherencias históricas Matilde Anaray, en Socha, el viernes 2 de julio con el R.P. Juan Tomás Romero, tocaron las campanas, encerraron al pueblo en la iglesia y exigieron la entrega de la ropa para vestir al ejército libertador que venía de los llanos, atravesando el páramo medio desnudos. En este lugar el General Bolívar tuvo una fuerte discusión con el General Santander. Bolívar quería regresar para liberar a Caracas y era reacio a someter a su ejército a las inclemencias del páramo. (llaneros acostumbrados a las altas temperaturas de los llanos) Santander, contando con el apoyo de su Estado Mayor se enfrenta a Bolívar y exige marchar rumbo a la liberación de Santa Fe. Bolívar no tiene alternativa, hace responsable a Santander de cualquier fracaso y opta por continuar atravesando el “Paramo de Pisba",  única zona que estaba desprotegida por los españoles que la consideraban inexpugnable.

Juana Escobar en La Ramada -Sogamoso-, el 10 de Julio de 1.819 , es ajusticiada de manera indigna. Amarradas por la espalda, eran ejecutadas por pareja,  con premio para el español que atravesará los dos cuerpos con una sola lanzada. Esta atrocidad fue cometida por el tristemente célebre chapetón  teniente Corchero.

María Josefa Canelones, en el Páramo de Pisba, da a luz a su bebe y a la madrugada lo acomoda en el mismo canasto en donde llevaba unos pertrechos y continua la marcha a la par con los soldados libertadores.

Simona Amaya, en la batalla del Pantano de Saquencipa (Vargas) es herida de muerte. Esta aguerrida muchacha, contrariando las órdenes de Bolívar, vestía el uniforme de soldado y al ser auxiliada se descubre su verdadera condición femenina. Dorotea Castro y su esclava Josefa Conde (primera mártir morena) fueron fusiladas bajo el régimen del terror.

La niña Estefanía Parra Chinchilla, en el Puente de Boyacá sagazmente le dice a Bolívar que ella sabe de un lugar, a donde lleva las ovejas a beber y allí se puede pasar el río (Teatinos) de un brinco. El General Bolívar no le presta atención, pero por fortuna el Coronel Juan José Rondón le da crédito, Estefanía guía a los patriotas por el camino que ella conocía, esto le permitió a la caballería del Coronel Rondón, salir adelante y al otro lado del río Teatinos ocupando el flanco alto del campo de batalla con decisiva ventaja sobre las tropas Realistas.

Las seis Mártires del Valle de Tenza son ejemplo de espíritu de lucha por la causa emancipadora, mientras Simona Duque de Alzate entrega sus siete hijos al ejército libertador.

Doña Mercedes Abrego de Reyes, pagó con su vida el apoyo a la causa libertadora. En la ciudad de Cúcuta es ejecutada el 21 de octubre de 1.813 y en presencia de sus hijos , el infame capitán Bartolomé Lizón, personalmente la decapita a sable. Hoy son herederas de su valentía y patriotismo las mujeres del primer curso de Agentes profesionales de la Escuela de Policía Carlos Holguín de Medellín. La promoción del 7 de abril de 1.986, se engalana con el nombre de "Compañía Mercedes Abrego".                                                                                                  

En el Pantano de Zaquencipa ( Vargas) al tomarse la casa de las ocho ventanas, (cuartel realista)  las mujeres se apoderan de los uniformes españoles para vestir a su tropa, esto permite la entrada camuflada y pacífica del ejército libertador a Tunja.

Entre otras heroínas, fueron ejecutadas: Dolores Salas, Neiva , 14 septiembre 1.814;   Carlota Armero, Mariquita , 28 mayo 1.816; Joaquina Aroca, Natagaima, septiembre 1.816;  Estefanía Linares, Mariquita , 20 octubre 1.816; Rosaura Rivera, Neiva, 26 noviembre 1.816; Tomasa Rodríguez, Neiva,1.816;  Paulina Contreras, Neiva, 1.816; Anselma Leyton, Lérida, 17 enero 1.817; María del Rosario Devia, Natagaima, 10 septiembre 1.817; Luisa Trilleras, Prado,7 septiembre  1.817; Mercedes Loaiza, Villavieja (H), 16 septiembre 1.817; Antonia Moreno, Neiva, 19 septiembre 1.817; Apolonia Salavarrieta Ríos (La Pola o Policarpa), correo e informante de los patriotas, fue fusilada (a sus 22 años) el 14 de noviembre de 1.817, en Santafé de Bogotá.

Para saldar la deuda histórica (con más de 200 años de retardo  “Rotary International” instituyó el Galardón “Orden de las Juanas”, como una forma de rescatar las hazañas de nuestras libertadoras y en el presente hacer un justo homenaje y exaltar a las mujeres e instituciones que se hayan destacado por su valor en los diferentes campos de la actividad humana y servicio social.   

Han sido galardonadas: Doña Nidia Quintero de Balcázar, doña Helena Navas de Rosas Guarín; la Sra. General Luz Marina Bustos Castañeda, primera mujer en ascender al grado de General; la Sra. Coronel (Medico) Adriana Camero Lascano, primera mujer directora del Hospital Central; la Sra. Mayor Emilse Janneth García Cubillos, primera mujer piloto de helicóptero de contraguerrillas; doña Emperatriz Castro de guevara, madre del Policía torturado y asesinado en cautiverio; doña Gloria Inés Barreto Bernal, la mujer que hizo de escudo humano para proteger a unos patrulleros de la Policía que estaban a punto de ser linchados; doña Nelly Sol Gómez de Ocampo, historiadora, autora del libro “Mujeres y la Libertad".

En el Tolima fueron galardonadas Johnny  Díaz  Guzmán, Aida  Saavedra , Cecilia Castillo  Robledo,  Elvira  Gaitán  Alvarado ,  Amina Melendro  Pulecio  y  la profesora Nelsy  Garcia  Ocampo, quien sacrificó su vida para salvar la de su alumna.

En ceremonia de gala con la asistencia de los agregados consulares militares y de Policía  fueron laureadas las mujeres de la mayor antigüedad y servicio en las fuerzas armadas La Sargento Mayor (Policía) , doña Rosa Ángela Vanegas Franco, la Técnico Jefe , FAC (Fuerza Aérea); doña Nancy Lesmes Benítez,  Suboficial 1º , ARC (la Marina);  doña Isabella Barraza Mármol,  Sargento Vice 1º (Ejército);  doña Elizabeth Arias Huertas, sargento 1º (Ejercito); Yaneth Rodríguez.

Igualmente, la emisora “Radio La Paz“ ,  el Conservatorio de Ibagué  y el  Museo Histórico de la Policía Nacional , en cabeza del General Humberto Aparicio Navia.

Estas protagonistas del presente son la misma estirpe de aquellas que inspiraron hace dos siglos al Libertador Simón Bolívar, cuando dijo:A la Mujer,  nuestros antepasados la consideraban inferior al hombre y nosotros la consideramos igual. Unos y otros, estamos grandemente equivocados, porque la mujer es muy superior. La mujer con su valor y patriotismo, han devuelto a un montón de hombres descorazonados y vacilantes, su antiguo brío, su impetuoso valor y sus muertas energías y todavía más: les han devuelto la fe”.

En  el  país,  fueron  sacrificadas  197  mártires   y  1.460  mujeres  heroínas.

 Por: Roberto Ortiz Villa, Capitán (r) de la Policía. 



También te puede gustar...