Columnistas

domingo, junio 28, 2020

El asalto ambiental

La licencia ambiental que otorgó Cortolima en diciembre de 2019 para la explotación de oro en inmediaciones del río Saldaña, sigue produciendo reacciones en contra. En su columna habitual, el exdirector de esa Corporación Ever Navarro, hace serios cuestionamientos a esa decisión. Por: Ever Antonio Navarro Ortiz
El asalto ambiental

El río Saldaña, arteria hídrica con una longitud de cauce de más de 225 km, que incluye 13 municipios del Tolima, es fundamental en los procesos socioeconómicos en el Tolima, sobre todo en su zona sur y un afluente fundamental para el río Magdalena.

Recientemente, a finales del año anterior, mes de diciembre se firmó la licencia ambiental para sacar oro mediante resolución 4416 del 12 de diciembre del año 2019. Con un área autorizada a explotar a cielo abierto de 374has. El título minero tiene una licencia de hasta 30 años que se cumple en el año 2045.

Aclara la actual directora de CORTOLIMA, que dicha licencia fue otorgada por su antecesor.  Tamaño desafío para con la comunidad tolimense la firma de este exabrupto ambiental a espaldas de todos y a solo 15 días de dejar su cargo, lo cual genera todo tipo de suspicacias.

En una lucha que lideró  CORTOLIMA junto a gremios económicos, clase política, comunidades indígenas, organizaciones ambientalistas, alcaldes, gobernador y comunidad en general,  en el año 1997,  en el municipio de Chaparral se adelantó una audiencia pública solicitada y convocada por la Corporación  con presencia de más de 1.000 ciudadanos, para presentar una ponencia negativa a la licencia ambiental para explotación de oro sobre la cuenca del río Saldaña en predios de los municipios de Ataco y Chaparral solicitada por la firma Mineros  El Dorado.

 Asistieron como autoridades Nacionales, el Fiscal General, Dr. Alfonso Gómez Méndez; Procurador de la Nación, Dr. Jaime Bernal Cuéllar; Ministro del Medio Ambiente, Dr.  Eduardo Verano de la Rosa.

Con estudios fehacientes, el equipo de CORTOLIMA de la época apoyados por tres profesionales de la Universidad Nacional de Colombia, CORTOLIMA negó la licencia ambiental, acto administrativo que fue avalado por el Ministerio del Medio Ambiente. 

Mineros El Dorado interpone una demanda contra el acto administrativo que niega la licencia ambiental ante el Consejo de Estado. Este alto tribunal da la razón a CORTOLIMA y al Ministerio del Medio Ambiente, negándole las pretensiones a la firma Mineros El Dorado.

 Estos hechos hay que mencionarlos para refrescar la memoria, así como el debate en el Senado de la República que hiciera la bancada tolimense de la época a Minambiente, sobre los impactos negativos que tendría para el Tolima de llegarse a aprobar dicha licencia.

“No a la explotación de oro sobre la cuenca del río Saldaña”.

El objetivo de rememorar estos hechos, es para señalar que el propósito de querer saquear el oro de la cuenca del Saldaña a cuenta del deterioro ambiental como los daños económicos para la región, ha sido de vieja data. Las explotaciones de oro que se han realizado en Colombia solo han dejado para esos pueblos pobreza, violencia, prostitución y depredación de los sistemas ambientales en su entorno, como Andagoya, Itsmina, El Bagre por mencionar algunos.

No podemos olvidar que las aguas del río Saldaña sostienen mediante licencias ambientales actividades productivas de vocación agrícola en su gran mayoría como el distrito de riego Uso Saldaña, empresas de acueducto municipales, diversidad de actividades agroindustriales entre otras, para significar la importancia de mantener una cuenca ambientalmente sostenible y hacia el futuro estar dentro de los POMCA. Planes de Ordenamiento y Manejo de cuencas Hidrográficas.

Lo mínimo que se esperaba de quien expidió la licencia,  era que convocara a los interesados a una audiencia pública de frente a la comunidad y explicara las razones para otorgarla, ya que la experiencia que han vivido otras regiones en este tipo de explotaciones solo es de  miseria desolación, a cuenta de favorecer unos empresarios  que solo van   tras la riqueza, llevándose en su maletín la firma de una licencia otorgada   a último momento, en medio de villancicos y festejos de navidad, creyendo que el Tolima se quedaría tranquilo ante tal atentado ecológico, económico y social.

No a la explotación de oro sobre la cuenca del Rio Saldaña.



También te puede gustar...