Columnistas

lunes, septiembre 14, 2020

Con violencia no es

Es preocupante lo que está ocurriendo en Colombia recientemente, se han venido registrando hechos que afectan gravemente la tranquilidad que necesita el país para seguir afrontando la crisis. Por: Ever Antonio Navarro Ortiz
Con violencia no es

Son muchos los problemas que se vienen acumulando, sin que se encuentre solución a cada uno de ellos, por el contrario, se muestran como una represa que se está colmatando sin tener un muro de contención que garantice y de tranquilidad para que no se desborde y arrase con lo que encuentre a su camino.

Parece que se está orquestando desde los sectores más radicales un caos total en el país para hacerle la vida imposible al Gobierno Duque. Los cultivos ilícitos cada día traen más hechos de sangre, la incredulidad de un pueblo en su sistema de justicia politizado y corrupto, problemas económicos que nos está dejando la crisis   y que nos tiene en indicadores negativos. Son factores que están aprovechando para generar incertidumbre y zozobra en la ciudadanía.

Ahora para echarle más gasolina al incendio, unos irresponsables de la Policía Nacional han torturado y asesinado a golpes a un ciudadano sin razón válida alguna.  Como sociedad civilizada rechazamos este lamentable hecho y pedimos se haga justicia, aplicando las mayores penas a los culpables.

Podríamos calificar lo ocurrido en Bogotá y otras ciudades, el pasado 9 y 10 de septiembre, como una acción articulada y coordinada para arrasar con los bienes públicos, saqueo de almacenes e incendio a las instalaciones de la Policía (CAI). Manifestaciones que terminaron en vandalismo y lamentables hechos trágicos como la muerte de personas.  Las cifras del desastre no pueden ser más desalentadoras.  209 civiles heridos, 194 policías lesionados, 11 muertes; 7 de ellas en Bogotá y 3 en Soacha, más la mujer muerta que fue arrollada por vándalos que secuestraron un bus de SITP; 33 buses de transmilenio y 49 SITP vandalizados, 8 transmilenios  incinerados, 5  SITP incendiados, y 53 CAI destruidos.

Derecho legítimo tiene de reclamar en la calle el pueblo a los gobiernos cuando se encuentra inconforme con sus decisiones. Lo condenable es la forma irresponsable de algunos líderes políticos de incendiar el país, llamando a la asonada, la destrucción, aprovechando el descontento de una sociedad cansada de aguantar injusticia y maltrato durante décadas.

La policía es una institución que tiene elementos dispuestos a entregar su vida para preservar el orden y nuestros derechos. Como en todo hay elementos malos que habrá que sacar mediante un saneamiento para lograr volver a reconciliarla con la gente, devolver el respeto y apoyo que siempre han tenido.

 Serán las autoridades las que tendrán que determinar quiénes usaron de manera desmedida la fuerza para controlar la violencia. Es erróneo someter la violencia con más violencia.

El llamado a la agresión en las calles no es lo nuestro, se habrá aplicado en países vecinos, pero nuestra democracia ha estado soportada por años en el respeto al Estado de Derecho, al reclamo justo, pero dentro de los lineamientos de la ley y no destrucción de bienes públicos y privados.

Esperemos que esta sea una página negra que ha quedado en la historia política, que no se vuelva a repetir. Se ha fallado por parte de una institución como es la Policía Nacional con actos que será necesario encontrar los culpables. Que no quede impune.

Buen comienzo, la voluntad del Director General (E) de la Policía Nacional General, Gustavo Moreno de pedir perdón a los familiares de las personas que han perdido la vida o han sido maltratados por parte de algunos de sus miembros, hecho que trae un mensaje de solidaridad y reconocimiento de los errores cometidos.

 Es necesario también que quienes creemos y queremos nuestro país apoyemos salidas democráticas, reclamos legítimos de los ciudadanos y rechacemos el llamado incendiario de quienes solo quieren su beneficio político al costo que sea.  De hecho así lo han hecho en todo el trasegar de su vida  política;  primero desde la subversión a través de las armas y hoy liderando el caos, la destrucción de bienes que tanto nos cuesta a todos en  impuestos que pagamos.  A eso no le jalamos.



También te puede gustar...