Destacadas

sábado, septiembre 18, 2021

Con éxito terminó Semana del Café Tolimense

En el cierre del evento organizado por la Universidad de Ibagué, la UT y la Gobernación del Tolima, se mostraron grandes avances en 13 municipios.
Con éxito terminó Semana del Café Tolimense

En el final de la Semana del Café Tolimense, fueron socializados los resultados de un proyecto que vinculó, desde 2018, a la academia con el Gobierno seccional.

El acto de cierre del proyecto Cafés Especiales del Tolima, fue la suma de resultados, lecciones aprendidas y, fundamentalmente la nostalgia por un proceso caracterizado por la compañía permanente durante tres años en zonas rurales del departamento.

Desde municipios como Chaparral, San Antonio, Líbano, Planadas y Ataco llegaron, al centro de convenciones Alfonso López Pumarejo, al menos 150 caficultores beneficiados tras esta dinámica conjunta entre la Gobernación, la Universidad de Ibagué y la Universidad del Tolima.

Todos ganaron, todos aprendieron, todos vieron la diferencia. La señora Prexedy Pira, de la vereda Risalda Calarma, de Chaparral, admite haber sido muy privilegiada, “porque de la Universidad de Ibagué tuve muchas capacitaciones y eso me ha fortalecido para trabajar con más amor”.

Los avances son notorios

Esta es solo una de las lecciones aprendidas. Como ejemplo, quedó un sistema de generación de conocimiento, sumado a tres App implementadas, una misión tecnológica como la más reciente, cumplida a Chiapas (México) por 25 caficultores, y 551 productores capacitados en catación básica.

Al respecto, la ingeniera industrial Helga Patricia Bermeo, de Unibagué, una de las investigadoras del proyecto, resaltó también que “muchos de los productores que estaban en categoría 1 ascendieron a 4, que, ¿cuál es? Es un muy buen perfil de productor y un muy buen perfil de finca”.

Según lo indicó, en promedio todos lograron aumentar su calidad de taza. De la totalidad de participantes, cerca del 60 por ciento mejoró entre uno y cinco puntos, lo que calificó como un hito, “un éxito rotundo”.

Es también la percepción de Vladimir Jiménez, caficultor ubicado en la vereda Pueblecito, de Ataco, quien opinó que “muchos teníamos una idea de vender el café a un mercado normal. Ahora ya sabemos diferenciar sus atributos y tenemos la garantía de saber que hay calidad en cada finca”.

Jiménez destacó la ética aprendida durante el proceso y la identificación del verdadero valor comercial del grano, lo que, a su juicio, ha sido muy importante para las 551 familias: “Mil agradecimientos para todo el equipo técnico y las entidades que se vincularon”.

Durante este acto de socialización, el secretario General de la Gobernación, Santiago Barreto, habló de la importancia de la asociatividad en el gremio, con el fin de favorecer los precios de compra al productor, al igual que de la necesidad de hablar de inclusión laboral, para que los jóvenes se apropien de esta tradición en el Tolima.

El éxito fue integral

La suma de factores como el equipo técnico multidisciplinar, las herramientas tecnológicas, las redes sociales y la receptividad de los caficultores al momento de asumir el cambio de dinámicas fue fundamental para garantizar el cumplimiento de expectativas.

Implementación de innovación de procesos a nivel de poscosecha para la incorporación del valor agregado en la diferenciación de cafés especiales del Tolima es el nombre oficial de este proyecto, derivado del convenio 1874 de 2018 firmado entre la Administración seccional y ambas instituciones educativas, y con financiación del Sistema General de Regalías.

Dicho título se resume en un mejor café especial: se resume en mejores condiciones de vida de productores que representan a las cerca de 60 mil familias que trabajan en 100 mil hectáreas dedicadas al grano en el Tolima.



También te puede gustar...