Nación

jueves, julio 30, 2020

Colombia con más ambientalistas asesinados

El deshonroso puesto que ubica a Colombia como el país con más asesinatos de líderes ambientalistas, prende las alarmas.
Colombia con más  ambientalistas asesinados

La ONG británica, Global Witness, que hace 25 años lleva a cabo campañas pioneras contra los conflictos y la corrupción relacionados con los recursos naturales, así como contra las violaciones de los derechos ambientales y los derechos humanos en el mundo, acaba de entregar un desalentador resultado, donde Colombia sale pésimamente mal librada. 

 Global Witness reveló este miércoles 29 de julio que se ha registrado el mayor número de personas defensoras de la tierra y el medioambiente asesinadas en un solo año, de acuerdo con los resultados de su último informe anual. 

En total, la organización documentó 212 homicidios en 2019, a consecuencia de su rol de la defensa de sus hogares y sus intentos de detener la destrucción de la naturaleza.

 

Colombia 

El informe resalta que de forma impactante, más de la mitad de todos los asesinatos reportados el año pasado, ocurrieron solo en dos países: Colombia (con el mayor número registrado: 64 asesinatos en un año) y Filipinas (que aumentó de 30 asesinatos en 2018, a 43 en 2019).

 El cuidador del páramo 

Dentro de esos 64 asesinatos en Colombia, el Tolima registró uno de los casos más dolorosos como fue el asesinato en 2019 de Carlos Aldairo Arenas, el hombre conocido como el guardían de el cóndor y cuidador acérrimo del páramo. 'Cejas', como cariñosamente se le conocía, se ha convertido en el símbolo de los ambientalistas que lo dan todo por conservar la naturaleza.

El reporte de la ONG también resalta el importante papel que ocupan las personas defensoras de la tierra y el medio ambiente en la lucha contra el cambio climático, oponiéndose a las industrias intensivas en carbono que están acelerando el calentamiento global y el daño ambiental de manera insostenible.

 Además, puntualiza cómo, bajo una mayor represión y vigilancia durante el confinamiento por la pandemia del COVID-19, la protección de las y los activistas resulta aún más crítica para la reconstrucción de un planeta más seguro y más verde.

 Amenzas y muerte 

En promedio, cuatro personas defensoras han sido asesinadas cada semana desde la adopción del acuerdo climático de París en diciembre de 2015. Además, un incontable número de personas defensoras son silenciadas mediante ataques violentos, arrestos, amenazas de muerte o demandas judiciales.

 Es probable que, a nivel mundial, el número real de homicidios haya sido mucho mayor, ya que normalmente los casos no son documentados.

Estos asesinatos incluyen a Datu Kaylo Bontolan, asesinado en Filipinas por oponerse a la minería ilegal en la zona. Como líder de Manobo, fue una de las muchas personas indígenas víctimas de estos crímenes en 2019, por defender su derecho a la autodeterminación y proteger sus tierras ancestrales de quienes buscan explotar sus recursos naturales.

 La minería 

La minería fue el sector más letal a nivel mundial, con 50 personas defensoras asesinadas en 2019, mientras que la agroindustria sigue siendo una amenaza, particularmente en Asia, donde el 80% de los ataques producidos estuvieron relacionados con este sector.
En Rumania, por su parte, las amenazas y los ataques también han aumentado, incluyendo el asesinato de Liviu Pop, un guardaparques que trabajaba protegiendo uno de los bosques primarios climáticos más grandes de Europa. Liviu fue asesinado a tiros por proteger árboles en un país donde el crimen organizado está diezmando estos bosques.

 La líder Wayuu 

Entre las y los activistas que aún sostienen su lucha y están bajo amenaza se encuentra Angélica Ortiz, prominente defensora Wayuu de La Guajira, quien durante años se ha opuesto a la mina de carbón más grande de América Latina, como parte de los esfuerzos para proteger el derecho al agua de las comunidades que viven en una de las regiones más pobres de Colombia. A lo largo de esta labor, ha sido amenazada y hostigada.

Rachel Cox, encargada de campañas de Global Witness señaló al respecto:
“La agroindustria y el petróleo, el gas y la minería aparecen como los principales detonantes de los ataques contra personas defensoras de la tierra y el medio ambiente. Al mismo tiempo, son las industrias que propician el cambio climático a través de la deforestación y el aumento de las emisiones de carbono”.

 Corrupción política 

Muchos de los peores abusos contra el medio ambiente y los derechos humanos en el mundo son consecuencia de la explotación de los recursos naturales y la corrupción en el sistema político y económico mundial.

Si realmente queremos hacer planes para una recuperación ecológica que posicione la seguridad, la salud y el bienestar de las personas en el centro, debemos abordar las causas fundamentales de los ataques contra las personas defensoras y seguir su ejemplo para proteger el medio ambiente y detener el cambio climático".

La organización también destaca la tendencia desproporcionada de comunidades indígenas atacadas por defender sus derechos y territorios, a pesar de que las investigaciones demuestran que éstas, junto con las comunidades locales manejan bosques que contienen el carbono equivalente, al menos, 33 veces nuestras emisiones anuales actuales.

 Mujeres 

Junto a la afectación de pueblos y comunidades indígenas por el colapso climático, las cifras de 2019 exponen que más de una de cada 10 personas defensoras asesinadas en 2019 eran mujeres. Las defensoras enfrentan amenazas específicas, incluidas campañas de desprestigio centradas a menudo en su vida privada, con contenido sexista o sexual explícito. La violencia sexual también se usa como una táctica para silenciar a las defensoras, y normalmente no se denuncia.

A pesar de enfrentar estas violentas amenazas y la criminalización de sus actos, las personas defensoras de todo el mundo obtuvieron varios logros en 2019, testimonio de su resistencia, fortaleza y determinación por proteger sus derechos, el medio ambiente y nuestro clima mundial.

En Ecuador, la tribu indígena Waorani ganó un fallo histórico evitando que el gobierno subaste su territorio para la exploración de petróleo y gas. En Indonesia, la comunidad indígena Dayak Iban del centro de Borneo, aseguró la propiedad legal de 10.000 hectáreas de tierra, luego de una lucha que se extendió por décadas.

 Datos clave 

En América Latina, más de la mitad de los asesinatos están relacionados con comunidades afectadas por la minería. 

Filipinas es el país donde existe un vínculo más estrecho entre los homicidios y la minería, con un total de 16 personas asesinadas.

La explotación forestal fue el sector con el mayor aumento de asesinatos a nivel mundial desde 2018, registrando un aumento del 85% de ataques contra personas defensoras que se oponen a esta industria.

Más de dos tercios de los asesinatos sucedieron en América Latina, que ha sido clasificado constantemente como el continente más afectado desde que Global Witness comenzó a publicar datos en 2012.

Asia se mantiene como una de las regiones más vulnerables respecto a ataques relacionados con la agroindustria, siendo uno de los principales focos de ataques contra las y los defensores desde hace mucho tiempo. 

En 2019, más del 85% de los ataques registrados relacionados con la agroindustria se produjeron en Asia.


También te puede gustar...