Crónicas

domingo, mayo 31, 2020

A varias manos, una fotografía de Ibagué y de diversas cosas

Sonetos, prosa, versos, no importa el género o categorías, lo interesante del libro es que es escrito a varias manos y, obviamente, conceptos, donde caben no solo los diferentes estilos sino el universo del pensamiento de los ibaguereños, raizales o adoptivos.
A varias manos, una fotografía de Ibagué y de diversas cosas

El libro que prepara el periodista y abogado Edwar Amaya Márquez, aspira a concitar en sus 220 páginas el pensamiento y el estilo de escritura para 100 historias escritas en verso por ibaguereños, raizales o adoptivos que aporten en sus mensajes su pensamientos frente a los diferentes temas de la vida cotidiana. 

La pluralidad que persigue su autor en los escritos, precisamente sirve para darle el título a su libro: A varias manos. 
Una obra colectiva, pero a la vez seleccionada, sobre los distintos aspectos que constituyen el acontecer una ciudad con sus aciertos y frustraciones, sus virtudes y desdichas. Estas narraciones será plasmada por las diversas formas del pensamiento de los coterráneos. 

Sobre decir que este trabajo se hace aprovechando los tiempos de pandemia donde Amaya, ha invitado a algunos de sus amigos para que lo acompañen en el comentario de esos escritos. 

Uno de los que ha respondido afirmativamente es el exministro y exsenador Alberto Santofimio Botero, quien con su excelente exquisita prosa escribió sobre la Ibagué amada,  querida y musical. 

Este es su texto: 
DE: ALBERTO SANTOFIMIO BOTERO Ex-Ministro de Estado, y Ex-Senador de la República. 
Para: DR. EDWARD AMAYA MARQUEZ, para su próximo libro aparecer. 
Nuestra musical Ibagué ha sido fuente propicia de inspiración para poetas, compositores, historiadores y prosistas liricos. 

Un filólogo magistral, Manuel Antonio Bonilla, la consagró, con acierto, como "Solar abierto al mundo". Leonor Buenaventura, su hija predilecta, le cantó, estremecida, en dos composiciones luminosas que, desde el siglo anterior, han convocado el fervor de raizales y adoptivos, y de los colombianos todos. 

Juan Lozano y Lozano, en su maravillosa página "Terra Patrum", elevó la visión asombrada de la ciudad de su época, simbolizándola en sus mujeres bellas, sus costumbres sobrias, y sus jardines, con olor a rosas y a jazmines. Emilio Rico la hizo su madre adoptiva, en sentido romance. Luz Stella, la imagino reflejada en su Ronda Infantil. Camacho Ramírez, y Silvia Lorenzo, la retrataron en el reflejo de sus "cámbulos floridos, y en sus ojos de trópico entreabiertos". El admirado Maestro Cesar Augusto Zambrano, compuso una sublime melodía clásica para mi Canto a Ibagué. Jairo Alberto Bocanegra, le regalo, en un cumpleaños, un emotivo himno, a nuestra capital.

Yo mismo he intentado, varias veces, en prosa y en verso, decirle a la ciudad, cuanto la amo, traduciendo en palabras la intensa verdad de mi corazón enajenado. Siguiendo la maravillosa huella de poetas urbanos ,como Rogelio Echavarría y Mario Rivero, nuestro admirado amigo, periodista y abogado Edward Amaya Márquez, con un estilo sencillo , y coloquial, ha dibujado, con firmes trazos, con un marcado fondo de crítica social e inconformidad política, la huella certera, muy propia de la Ibagué, en la que ha trabajado, y soñado, también intensamente.

Plazas, calles, personajes, acontecimientos, alegrías, tristezas, vivencias, costumbres, el humor y el dolor, como expresiones todas del alma colectiva, quedan en las páginas de este libro, como testimonio, rebelde y fiel, de la mirada libre del autor de la obra, representando una joven generación. Es un alumbramiento afortunado, a través de la óptica de fino retratista, del escritor de estas cien creaciones literarias. En esto reside el valioso mérito, que debemos reconocer, como aporte significativo, para la historia futura de esta tierra incomparable, sede y refugio de nuestras más puras devociones del espíritu.

Bogotá, mayo 27 de 2020.En Cuarentena.



También te puede gustar...