Columnistas

viernes, septiembre 11, 2020

Pensar en el Tolima, es pensar en Ibagué

Por décadas hemos escuchado y vivido las desventajas que trae para nuestra ciudad contar con un aeropuerto no apto para la llegada de grandes aeronaves, vuelos nocturnos con origen o destinos más allá de Bogotá y Medellín; la pregunta es ¿por qué no optimizarlo con miras empresariales? esto traería un mayor crecimiento económico, turístico y logístico que se adapta a esta ubicación privilegiada de Ibagué. Por: Miguel Alexánder Bermúdez
Pensar en el Tolima, es pensar en Ibagué

En la última década, por las altas esferas de las directivas de la aeronáutica civil colombiana, un actor  de la política criolla expuso una vez más  ante el gobierno nacional la necesidad de mejorar y actualizar el ya obsoleto aeropuerto Perales, ante dicho clamor se fueron uniendo al coro empresarios, políticos, periodistas, soñadores, ciudadanos del común, en fin, distintas personalidades que con “alto conocimiento” replicaban la urgente necesidad de intervención del gobierno nacional en nuestro tan amado aeropuerto y fue así como en el año 2018 los tolimenses con bombos y platillos “inauguramos” el nuevo aeropuerto Perales el cual fue sometido a un retoque de embellecimiento cuyo costo supero los $60.000 millones de pesos, otorgándonos a la ciudad y al departamento una hermosa y llamativa nueva torre de control sin el tan necesario sistema de ayudas TLS, unas confortables instalaciones para que los usuarios podamos esperar  horas y horas a que las condiciones climáticas permitan la operación del aeropuerto, claro que  la espera ahora es mucho más confortable gracias a la nueva silletería del obsoleto en tecnología e infraestructura aérea, aeropuerto Perales.

Creo que ha llegado la hora de pensar y actuar hacia la construcción de un aeropuerto para los tolimenses, de características y ubicación dentro del departamento del Tolima que permita el desarrollo integral de la región, explotar la conectividad terrestre, motivar la internacionalización de la región debida a la tan cacareada ubicación logística de privilegio, un aeropuerto que podría estar ubicado en Flandes, Mariquita o Ibagué, que de línea de conectividad multimodal y por qué no la alternancia al aeropuerto el Dorado; algunos insistirán que se avance en la mejora del Perales, pero si PENSAMOS EN EL TOLIMA, PENSAMOS EN IBAGUÉ, recordemos en donde están ubicados los aeropuertos internacionales que brindan servicio a ciudades como Cali, Medellín, Bucaramanga y Barranquilla,  todos ellos fueron construidos en zonas de impulso y potencialización regional, con una visión competitiva de una región y no de una ciudad.

Ibagué necesita más visión estratégica.



También te puede gustar...