Columnistas

martes, octubre 13, 2020

Nos conformamos con las migajas: Túnel de la Línea

La semana anterior escribí sobre mi percepción al pasar por el tan anhelado por más de 100 años Cruce de la Cordillera Central. Mi experiencia fue mala, y como periodista busco es desde mis escritos fijar una posición respetando lo que piensan los lectores. Pero vamos mal. Por Óscar Viña Pardo.
Nos conformamos con las migajas: Túnel de la Línea

Por qué para muchos mi experiencia en el paso del Túnel de la Línea resultó ser un agravio a tan magna obra. No me explico cómo nos conformamos con las migajas como si fuera el plato fuerte de la cena. Se nos olvidó que la mega infraestructura costó de acuerdo a la Contraloría General de la Nación un 500% más de lo proyectado.   

Puede leer la anterior columna: No fue tan atractivo cruzar por el túnel más costoso del mundo

El ex vicepresidente Germán Vargas Lleras en una de sus columnas publicadas en el diario El Tiempo fue claro en decir que se debía hacer un túnel de doble vía y aún más compensaba arrancar era en Ibagué y no en Cajamarca. Otro craso error.  Leer columna de Vargas Lleras. 

Si ustedes miran el megaproyecto Ferropista en la Cordillera Central, inicia en Boquerón y termina en Calarcá, con una inversión superior a los 8 billones de pesos, obras que son amores reales y acordes con el desarrollo del país, porque esta obra no la hicieron por estar en el Tolima, se desarrolló porque es una prioridad estratégica de Colombia y podría de paso ayudar en el tema de empleo tan difícil en el Tolima y Quindío, dos departamentos que están en los cinco primeros lugares de desempleo.  

Los estudios realizados por la misma Nación indicaban que para llegar a Buenaventura la mejor opción era por Roncesvalles – Tolima, cruzando el páramo de Yerbabuena, llegando a Barragán – Tulúa y Buenaventura, 2 horas menos que el recorrido anterior a la entrega del Túnel de la Línea, con una carretera si bien está llena de curvas, sería mucho más amplia. 

 Ver artículo Tolima 7 Días

Y hablo de migajas porque debemos mirar lo que pasa en otras regiones. En el mes de febrero de 2018 pusieron en funcionamiento el Túnel de Occidente que comunica a Medellín con el suroeste antioqueño. Entregaron la misma y ya estaban trabajando en la calzada de retorno, 4.6 kilómetros paralelos al túnel original nos demuestran que se puede trabajar sin discriminación y en igualdad de condiciones para todas las regiones, al fin y al cabo, se impacta desde coste beneficio es a Colombia.  A finales del 2022 ya no tendrán ese dolor de cabeza. 

Artículo de la Revista Semana sobre segundo túnel en Medellín 

Esperamos para esa misma fecha que ya las dobles calzadas Ibagué – Armenia también las entreguen. No me importa los bombos y platillos, lo importante es que una obra concebida a finales del siglo XIX por fin llegue a feliz termino y podamos evitar perdida de vidas, el valor más importante dentro del inventario total.



También te puede gustar...