Columnistas

martes, diciembre 31, 2019

Las mochila debe estar liviana en el 2020

Entendí con el tiempo que nuestro ego es quien nos ayuda a cargar la mochila de la vida con más peso del que necesitamos. Muchas veces no somos consecuentes con la carga que empezamos a llevar a nuestras espaldas. Por: Óscar Viña Pardo. Director Creativo de Lunarvi SAS
Las mochila debe estar liviana en el 2020

Me preguntó Margarita Gómez, amiga comunicadora, ¿cómo hacer para que nuestra mochila espiritual no pese tanto? Y la respuesta es sencilla pero compleja de aplicar en nosotros. Liberemos nuestro ego y tomemos conciencia frente a quien nos puede robar la energía vital.  Confundimos la solidaridad y apoyo y lo revestimos en una nueva responsabilidad para nosotros. Dejamos a un lado la pirámide de la espiritualidad donde primero esta Dios, segundo yo, tercero mi pareja, cuarto los hijos, quinto los padres y sexto los demás. 

Decía mi madre que cuando cambias el orden de las cosas en tu vida empieza a reinar el caos espiritual, promueves a sentirte cansado, agotamiento que se rejuvenece desde el ego, porque escuchas a muchas personas que dicen lo importante que eres para Pepita, Juanito o Merencejo, pero pasan los meses y la carga en la espalda se hace más pesada, difícil en algunos momentos, porque cuando hablas con Pepita, Juanito o Merencejo, te envuelven en su energía y te vuelves esclavo de ellos sin darte cuenta. 

Alivianar la mochila es muy doloroso porque empiezas a ponerle orden a tu vida, comenzando por valorar a Dios desde su enseñanza divina. Llegas a ti y el ego empieza a generar conflictos internos que si no lo combates desde la espiritualidad recaes en cargar nuevamente ese peso y responsabilidad que no es tuya. Mucho tiempo puede pasar en esta fase, pero si estás en estado consciente y conectado lo lograrás en un mediano plazo. 

El dolor será inmenso, porque los ataques de las personas cercanas a ti serán mayores. Nadie quiere que sueltes la mochila y menos tu cinturón primario; tu círculo cercano vive feliz porque eres quien tiene la mochila y soltarla conlleva a un desprendimiento no solo desde lo espiritual, sino desde lo económico, y ahí se arma Troya. Y vuelve el conflicto a ti, cada vez más fuerte, cada vez más doloroso, hasta que lo liberas, y te vas a sentir solo, utilizado, deprimido, hasta sucio. Son las etapas normales que debemos vivir. Ahí hacemos un alto y nos replantemos desde la espiritualidad a partir de la meditación. Los que nos aman seguirán a nuestro lado, otros pasarán a ser parte del recuerdo. 

Claro que debemos tener mochilas en parte de nuestra vida, es fundamental en el proceso de aprendizaje de cada uno de nosotros, pero no debemos dejar que sea el ego quien gobierne nuestro corazón porque perdemos todo, empezando por nuestra libertad. En algo tiene razón Danilo, un amigo paisa que me decía haga parte del problema, no de la solución. Esa frase tiene sabiduría. 

¿Y la solidaridad dónde queda? Hemos demostrado solidaridad en el camino de la vida, sino la maleta o mochila estaría liviana. Significa que podemos ayudar a los demás, dar sin esperar recibir nada a cambio, por qué alimentamos del ego, la trampa. Nada ganamos ayudando a un desconocido cuando Pepita, Juanito o Merencejo, son mi familia. Parece contradictorio, pero no lo es, ayudamos hasta donde podamos, y nos salimos del problema. La necesidad o situación de Pepita, Juanito o Merencejo, son de ellos y tienen que aprender la lección para avanzar. 

Si la mochila sigue pesada empieza por orar el doble pidiéndole a DIOS los dones de la claridad, humildad y entendimiento. Este propósito para el 2020 te darán la fortaleza que necesitas para irte desprendiendo del ego, por supuesto de los problemas que no son tuyos pero que hiciste que fueran tuyos más que de Pepita, Juanito o Merencejo. LLORARAS SANGRE, pero al final tu péndulo oscilará más lento, tranquilo, sin mucha distancia en su recorrido. 

La mochila cambia de color, y empieza a brillar todos los días de acuerdo a tus propias vivencias, tomas conciencia que debes dar amor a los demás; deber ser GRATO con quienes te han ayudado, debes escribir una nueva página basado en tu propia historia. DAR AMOR es uno de los mayores dones que DIOS nos ha regalado, pero sin alimentar el ego, porque caes en la trampa y la mochila se vuelve unitono, pesada, sin brillo.



También te puede gustar...