Columnistas

viernes, mayo 15, 2020

La salud mental del maestro en tiempo de cuarentena

Hoy en el día del maestro, este texto generoso de una sicóloga que reconoce el valor que tienen los maestros en una sociedad. Enfoca su llamado a valorar el trabajo de cientos de mujeres y hombres que a pesar de tiempos difíciles cumplen su trabajo con devoción y entrega. Por: Flor Elisa Murcia Zapata
La salud mental del maestro en tiempo de cuarentena

Hoy se celebra el día del maestro en nuestro país, otros héroes que hacen parte de esta lucha de adaptación y reacomodación al difícil momento que enfrentamos con la pandemia. 

Sabemos que no ha sido fácil para ellos como educadores, para los padres de familia  y mucho menos para sus estudiantes. Un cambio brusco en el estilo de vida  de los maestros  desde su rol académico, laboral, personal, social y económico  que ha afectado como muchos,  su salud mental.

Afectaciones en su salud mental como la ansiedad, el estrés , y que se enmarcan dentro de un cuadro clínico que llamamos desde la psicología clínica como  el SINDROME DE BURNOUT... algunos llaman “trabajador quemado” síndrome que  ha aumentado significativamente en la cuarentena y que se manifiesta con   un estado de agotamiento emocional y físico causado por el cansancio psíquico o estrés  por la carga laboral desbordada a que se han visto obligados para cumplir con las metas que les exige la educación virtual.

Maestros que a nivel físico  están manifestando cansancio, dolores físicos, dolores de cabeza, fatiga visual, alteración del sueño, desordenes gastrointestinales, etc.  ; a nivel emocional dificultades en la regulación de sus emociones como el enojo e  irritabilidad, pesimismo, ansiedad acompañada en muchas ocasiones con ataques de pánico, y  sentimientos de frustración y fracaso al no conseguir los resultados deseados o que les exigen las directivas o cumplir con las demandas de los padres de familia.

 Por tal razón y para que nuestros maestros no colapsen en su salud mental, se sugiere que entre todos les ayudemos a afrontar esta situación adecuadamente:

-De parte de las directivas de la institución educativa no sobresaturar con trabajos a los maestros  por el solo hecho de pensar en forma ilógica  que están todo el tiempo en casa y que tienen todo el tiempo disponible. Recuerde que hay otros roles que tienen que cumplir.

-De parte de los padres de familia, ser muy comprensivos  y cordiales con los maestros, respetar sus espacios, no bombardearlos todo el tiempo con sus inquietudes.

-Los maestros , tener hábitos de vida saludables, como comer bien, dormir bien, hacer ejercicio, hacer ejercicios de relajación, recreación y compartir en familia.  Planear el tiempo, organizar el horario como si estuviera en el colegio terminando la jornada laboral como siempre la ha llevado, terminar todo tipo de trabajo a la hora estándar de la jornada  y cambiar de actividad.

 También es recomendable asignar solo un sitio para su lugar de trabajo, no impregnar toda la casa con cosas y material de trabajo como en el comedor, la sala  o el dormitorio, esto satura la mente y no encontrara descanso en ninguna parte de su casa.

Aun así con todos estos contratiempos... muchas, muchas gracias por dejar huellas imborrables en la vida de sus estudiantes. Dios los bendiga.

 

  • Por: Flor Elisa Murcia Zapata, Directora de Fundación Rescatando Vidas para la prevención del suicidio



También te puede gustar...