Análisis

martes, diciembre 31, 2019

Las cifras que duelen en Colombia, porque son nuestra gente

Los 200.000 cadáveres sin nombre, los 250 asesinatos de líderes sociales, los más de 70 niños que murieron por desnutrición y las 6.329 personas fallecidas en accidentes de tránsito, son el balance negativo en un país que está lejos de hablar de paz y reconciliación.
Las cifras que duelen en Colombia, porque son nuestra gente

Los NN de las fosas comunes.

Escuchar la entrevista de la directora de Medicina Legal hace casi 15 días en Caracol Radio me dejó aturdido.

 La pregunta de Gustavo Gómez, su director, frente a la capacidad de asombro al analizar los 200 mil cuerpos sin vida que se encuentran en las fosas comunes, nos indican que debemos trabajar mucho para encontrar la verdadera reconciliación en Colombia.  

Son 200 mil familias que lloran a los que no tienen nombre en las diferentes fosas comunes, familias que esperan encontrar en las listas que publican los organismos estatales que aparezca el cuerpo para darle cristiana sepultura y hacer el duelo que permita perdonar a quienes cometieron el crimen, o recomenzar desde ceros. 

Los pueblos se están quedando sin voz, pero nos seguimos echando bala.

En solo diciembre asesinaron en nuestro país 23 líderes sociales, lo que  indica que hasta esta hora han matado 250 personas, siendo los departamentos del Cauca, Antioquia y Nariño, los más afectados, de acuerdo al informe entregado por el Instituto Para el Desarrollo y la Paz, Indepaz. 

Es claro que el control del territorio por parte de los narcotraficantes es el motor de esa ola de violencia. En el caso del Tolima en noviembre mataron al Cejas,  Carlos Aldairo Arenas Salinas lo mataron porque se opuso a la tala de un bosque. “Había podido salvar su vida, pero para él primero estaba la conservación del páramo, del agua y de los cóndores”.

La desnutrición un problema eterno. 

No existen informes nuevos en internet, pero de acuerdo al diario El Tiempo, hasta marzo de 2019 iban 58 niños muertos por desnutrición, 34% menos que el año anterior, dijo  la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Juliana Pungiluppi. Nueve de estos niños eran extranjeros, la mayoría venezolanos. 

El estudio de mortalidad de colombianos menores de 5 años realizado por la Universidad Nacional de Colombia donde analiza el período 2003 – 2012 nos indica que para esa fecha se registraban 18 muertes diarias en población infantil y mayores de 65 años. Es decir 63 mil 634 personas en esa década perdieron su vida por desnutrición y otras patologías asociadas. 

 Sabemos que el país ha avanzado en el tema, pero nos falta mucho para lograr ese objetivo del milenio. 

Accidentes viales, más vidas que la misma guerra

Hace ya dos meses celebrábamos con bombos y platillos la reducción en el Tolima de accidentes de tránsito fatales. Pero diciembre nos quitó la sonrisa a todo el país. De enero al 16 de diciembre murieron 6.329 personas en accidentes de tránsito, 115 más que en 2018.

Un fenómeno que año tras año aumenta y se convierte en prioridad para todos los gobiernos. 

La meta para el 2022, de acuerdo a la Agencia Nacional de Seguridad Vial es terminar con mil 398 muertos menos en las carreteras. Para lograrlo debemos cambiar nuestra forma de pensar, en especial en estas épocas cuando el licor se suma con el acelere por llegar rápido a los destinos preferidos. 

Las cifras no debemos verlas solo como números, sino personas y familias que ahondan mucho más el problema social de Colombia que debe replantearse no desde el gobierno, sino desde el interior de los hogares buscando una verdadera reconciliación que comienza con desarmar cada uno de nuestros corazones. 

Oscar Viña Pardo
Comunidador social - Periodista



También te puede gustar...