Ambiente

lunes, mayo 11, 2020

Urge plan de manejo ambiental para proteger el Bosque de Galilea

El área de Galilea es de 26 mil 600 hectáreas, es decir, un poco más grande que el municipio de Espinal, y se necesita el plan de protección de este parque natural.
Urge plan de manejo ambiental para proteger el Bosque de Galilea
La Corporación Podion, a través de un comunicado de prensa se pronuncia solicita establecer un plan de manejo del bosque de Galilea y señala que desde su Programa Socioambiental ha venido acompañando a las comunidades en la defensa de esta zona como Parque Natural Regional del departamento del Tolima. 
 
 Hace un llamado a la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima), para que de manera urgente avance en la formulación, implementación y adopción del Plan de Manejo Ambiental que permita establecer acciones para su conservación.
 
El documento agrega que gracias al trabajo comprometido de las comunidades del área de influencia de Galilea, mediante Acuerdo 031 del 16 de diciembre de 2019 el Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima), declaró al Parque Natural Regional Bosque Galilea, localizado entre los municipios de Dolores y Villarrica, como área protegida del departamento. 
En el Acuerdo se establece que la formulación y adopción del plan de manejo ambiental para el Parque se gestionará en la vigencia 2020 y que se deberá crear un instrumento financiero para su protección. Según Decreto 1076 de 2015, Cortolima deberá formular este plan en concertación con todas aquellas personas e instituciones interesadas en la gestión y conservación del área.
 
La declaratoria de Parque Natural Regional permite, entre otras cosas, la clara delimitación del área a proteger, la conservación de ecosistemas representativos que ofrecen condiciones para el mantenimiento de la biodiversidad a escala regional y local, la protección de los servicios de provisión y regulación hídrica del Bosque de Galilea, la restauración y mantenimiento de los valores naturales, históricos y paisajísticos de la zona y la conservación de fauna y flora amenazada y endémica, así como sus hábitats. 

La pugna entre extractivismo y conservación

Desde hace ya varias décadas las comunidades aledañas al Bosque de Galilea han trabajado arduamente para proteger esta reserva natural de los intereses petroleros que amenazan con convertirla en campos de exploración y explotación de hidrocarburos.  
 
Sin embargo, grandes empresas petroleras como Petrobras y Ecopetrol cuentan hoy con polígonos de exploración al interior del Bosque y han realizado actividades de exploración sísmica 2D en las últimas décadas, causando impactos ambientales denunciados por las comunidades.
 
 
Ante esto, los habitantes de Dolores y Villarrica prendieron alarmas y desarrollaron una estrategia de protección que ha logrado importantes decisiones en este sentido. Además del Acuerdo 031 del 16 de diciembre de 2019, el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT) de Villarrica y Dolores (2003) consideró al Bosque de Galilea como Área de Especial Significancia de Equilibrio Ecológico, prohibiendo las actividades agropecuarias, industriales, mineras y urbanísticas en el área, y el POMCA del Río Prado (2006) lo identificó como área para ser destinada a la conservación y protección.   
El año pasado la Corporación Podion, desde su Programa Socioambiental, inició un proceso de apoyo y acompañamiento a comunidades y organizaciones, facilitando acciones de sensibilización sobre la importancia del Bosque de Galilea y la generación de espacios de fortalecimiento del proceso de veeduría ciudadana, brindando acompañamiento en las acciones jurídicas y en la definición de la figura más adecuada en la que se debía enmarcar esta área para garantizar su protección. 
Sin embargo, el riesgo de exploración y explotación sigue latente, por lo que es importante que se logre este año establecer el plan de manejo ambiental del Parque para avanzar en disipar estas tensiones existentes entre quienes le apuestan a la conservación y los intereses de explotación petrolera, así como en actualizar el Registro Nacional de Áreas Protegidas (RUNAP) y Mapa de Tierras de la Agencia Nacional de Hidrocarburos para establecer al Bosque de Galilea como restricción ambiental ante proyectos extractivos. 

Gran corredor biológico

Este Parque Natural es de vital importancia, debido a la regulación del ciclo hídrico que abastece a gran cantidad de municipios del Oriente del Tolima, cuyas aguas son recogidas en el embalse de Prado, así mismo es la mayor extensión de bosque originario o nativo que aún sobrevive en el departamento del Tolima y el único y ultimo fragmento del ecosistema de bosque húmedo montano de la cordillera oriental. 
 
Además, es el hábitat y área clave para 5 especies endémicas de anfibios, de plantas carnívoras que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo, así como del oso de anteojos, el mono churuco y el ave tororoi piquigualdo. 
Es importante comprender también que el Parque Natural Regional Bosque Galilea conforma el gran corredor biológico que conecta el bosque Andino y Altoandino, que incluye los páramos del Parque Nacional Natural de Sumapaz, en los departamentos de Cundinamarca, Meta y Huila; del Parque Nacional Regional (PNR) de Las Oseras (Huila) y de las Reservas Naturales de la Sociedad Civil El Pensil y Valdivia (Cundinamarca). 
 
Según el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, esta área aporta a la regulación y provisión del recurso hídrico para la represa de Prado, así como para varios acueductos municipales y veredales, lo que lo hace clave para la generación de energía eléctrica y provisión de agua para el Distrito de Riego del Plan del Tolima y como regulador de clima y banco de carbono a nivel nacional.   

Datos 

• Este bosque es tan importante que su deforestación solo podría verse compensada si se sembrara un bosque 10 veces mayor a su extensión actual.
• El área de Galilea es de 26 mil 600 hectáreas, es decir, un poco más grande que el municipio de Espinal.
• En términos de servicios ecosistémicos (Agua, aire limpio y biodiversidad), cada árbol talado en esta área equivale a 10 árboles nativos.
• Empresas petroleras cuentan con polígonos de exploración en el Bosque y han realizado actividades de exploración sísmica 2D en las últimas décadas.


También te puede gustar...