Ambiente

jueves, mayo 14, 2020

Estudio de suelos a cuenca de río Amoyá

Amoyá se convertirá en la primera cuenca del Tolima en contar con estudios semidetallados de suelos. Unas 147.000 hectáreas de esta cuenca fueron sometidas a estudio
Estudio de suelos a cuenca de río Amoyá

Estos estudios permitirán a las autoridades departamentales, regionales y ambientales tener una hoja de ruta para la elaboración del Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca Hidrográfica (POMCA) del río Amoyá.

 Ubicada en la cordillera central, esta cuenca se caracteriza por ser un refugio importante de flora y fauna, por su gran cantidad de bosques y capacidad para captar agua.

Este estudio se logró, gracias a un convenio interadministrativo entre el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) y la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima). La cuenca del río Amoyá, ubicada en el municipio de Chaparral, contará con estudios semidetallados de suelos a escala 1:25.000.

Aproximadamente 147.000 fueron las hectáreas de esta cuenca que se sometieron a estudio para verificar y detallar las características y propiedades físicas, químicas y mineralógicas de sus suelos, así como la calidad de sus tierras.

Por medio de muestras representativas y análisis de laboratorio, profesionales del IGAC estudiaron durante más de 10 meses las potencialidades y limitaciones de los suelos de la cuenca, con el objetivo de entregarle a las autoridades de la región y a la ciudadanía en general un documento con insumos técnicos para la elaboración del POMCA y para   planificar el uso del suelo a lo largo de la cuenca del río Amoyá.

 El estudio se presentará en el segundo semestre de este año.

Estudios de suelos

Los estudios de suelos tienen diferentes escalas y denominaciones:
Los llamados “exploratorios” se realizan con el fin de tener un conocimiento muy general del patrón de distribución de los suelos y se realizan a escalas 1:250.000 a 1:500.000; están los “generales”, a escalas 1:100.000 a 1:250.000, que corresponden a estudios con una visión muy amplia de una zona determinada y sirven para realizar el inventario general de los suelos con el objetivo de definir su capacidad de uso y manejo.

Se denominan estudios “semidetallados” de suelos a los realizados a escala 1:50.000 a 1:25.000 y se utilizan, por su mayor grado de detalle, como insumos fundamentales para poner en marcha un ordenamiento productivo, sostenible, efectivo y acorde con la realidad de los recursos naturales.

 También permiten conocer las capacidades y limitaciones de uso de las tierras, las zonas aptas para agricultura intensiva, ganadería y conservación y determinar los sitios donde puede existir mayor deterioro de las tierras.

Finalmente, los estudios “detallados” a escalas 1:5.000 a 1:10.000 se utilizan en la planificación de la agricultura intensiva y para el desarrollo de proyectos de irrigación.



También te puede gustar...