Actualidad

sábado, junio 18, 2022

“¡Qué necesidad hay de privatizar el IBAL!”

Luis Fernando Díaz, presidente de la veeduría VAPI (Agua Para Ibagué), quizás la persona en Ibagué que mejor conoce la problemática del agua, en comunicado a la opinión pública, no deja títere con cabeza en lo que llama “Los negocios del agua en Ibagué”.
“¡Qué necesidad hay de privatizar el IBAL!”

Con el título “Los negocios del agua en Ibagué. Sin una gota más de agua”, el presidente de la veeduría Agua Para Ibagué, VAPI, el ingeniero Luis Fernando Díaz, afirma en un comunicado a la opinión pública ibaguereña, dado a conocer este viernes, que no hay necesidad de privatizar el IBAL, pues “con el control y abuso que hay sobre esta nuestra empresa y su utilización para el beneficio particular, es más que suficiente”.

Y esa premisa la sustenta cuando VAPI dice en el comunicado que basta mirar “lo que viene sucediendo con las disponibilidades de acueducto y alcantarillado durante los últimos 20 o 30 años”.

Los organismos de control

Agrega que esa situación se da en una “abierta violación de la ley, con el silencio cómplice de los organismos de control y aprovechándose del desconocimiento de la ciudadanía en general, el IBAL ha entregado disponibilidades de agua y de alcantarillado a diestra y siniestra, sin contar con una gota más de agua, para alimentar los desbordados apetitos de dueños de tierras y de constructoras, que con esas decisiones han amasado fantásticas fortunas, lo cual no sería objeto de reproche, si no fuera porque esos negocios se han realizado y se siguen realizando, hincados sobre la desgracia de toda la ciudad y financiado con los dineros de los más necesitados”.

Para ello la veeduría VAPI cita los “Casos como los de Arboleda del Campestre, Altos de Miramar y, en un sentido muy similar, aunque un tanto diferente, el de Alminar Samoa, entre otros varios, ilustran a la perfección, estos mal habidos negocios”.

En el comunicado hace énfasis VAPI sobre el sufrimiento que padecen los ibaguereños debido a permanentes cortes de agua. “Hoy, cuando esas viviendas construidas con disponibilidades de agua inexistente, empiezan a padecer de inmisericordes racionamientos de agua, sectores que en todo el tiempo de existencia de la ciudad, no habían padecido de sed ni en el más seco de los veranos, ni en el más intenso de los inviernos, casi que a diario, la ciudad asiste a un número creciente de desesperadas manifestaciones públicas por la prolongada ausencia del vital líquido”.

Destaca que “Basta con revisar titulares de prensa de lo corrido de este año, para evidenciar que no pasa una semana, sin que se registre una protesta ciudadana por estos motivos”.

Manifiesta que el Presidente de la veeduría VAPI que “lo más llamativo de esta situación, es que la justificación de las autoridades locales (Alcaldía e IBAL), ante el silencio cómplice de las autoridades sanitarias municipal y departamental, sea siempre la misma manida e insostenible versión: La turbiedad de las fuentes causada por el invierno”.

Explica que la disculpa de la turbiedad en las fuentes causada por el invierno “solo está ocultando la gravísima crisis de suministro de agua para consumo humano, a la que criminales decisiones han llevado poco a poco a la ciudad, como lo son las factibilidades y las disponibilidades de servicios de acueducto y alcantarillado para continuar con el desarrollo de Planes Parciales de vivienda de interés social o vivienda de interés prioritario, sin contar con una sola gota más de agua; con la misma agua con que cuenta la ciudad desde hace más de 40 años”.

Afirma que “lo más preocupante de esta manipulación, es el hecho de que autoridades como la Superintendencia de Servicios Públicos, las Secretarías de Salud (y en general el sistema nacional de salud) y todos los órganos de control, guarden silencio cómplice frente a tan grave situación de amenaza a la salud pública”.

Insiste, además que “Las razones de invierno o verano para esta situación, no son más que sofismas de distracción.

Desabastecimiento

Denuncia en el comunicado una situación que se ha vuelto secreto a voces en la ciudad y es que “para solucionar en apariencia, el desabastecimiento de agua en las nuevas viviendas de incautos compradores, al parecer, y así lo demuestran los hechos, se estaría acudiendo al expediente de cerrar el suministro a algunos sectores, para trasladar esa agua a otros y así sucesivamente por eso es que sectores que nunca había sufrido por desabastecimiento, ahora están conociendo esta desesperante realidad”.

Caso Alminar Samoa

Sobre uno de los casos que ha sido dramático en la ciudad, VAPI se refiere a la última decisión que tomó el Alcalde, “La última gran solución de nuestro flamante alcalde para el crónico desabastecimiento de agua en Alminar Samoa, consiste en llevar agua (6 litros por segundo), tomándola del tanque Ambalá del IBAL, para abastecer a sus amigos constructores de Alminar Samoa y Carandú. Esta “solución”, plantea, entre otros varios, interrogantes que deben de ser contestados por el alcalde y el IBAL”.

Dice VAPI que “El tanque de Ambalá, está dispuesto para abastecer, entre otros varios a sectores como El Vergel, Bosque Nativo, Entre Ríos, Nuevo Armero, La Cima, Topacio, Nueva Castilla, El Jardín, y más de 50 barrios o sectores más”.

En ese sentido pregunta al Alcalde y el IBAL si “garantizan que el abastecimiento de estos barrios y sectores no será afectado, ¿por el afán de arreglarle el problemita en que se metieron sus amigos los constructores antes mencionados?”

“¿Llevar agua del tanque de Ambalá hasta Alminar Samoa, implica subirla por bombeo? ¿Si es así, quien pagará esos costos?”, otra pregunta de VAPI.

VAPI pregunta sobre El Plan Parcial La Argelia, “si donde se localizan esos conjuntos residenciales, dio derecho a los dueños de esas tierras a construir un total de 5.000 viviendas. ¿El alcalde garantiza con esta solución que se dará agua a esas viviendas, sin afectar los derechos de otros sectores?

Finalmente remata VAPI el comunicado con la afirmación que “La única verdad de todo esto, es que están jugando de la manera más irresponsable y temeraria con el agua de la ciudad. ¿Alguien nos puede decir, cuanto puede costar, obtener una disponibilidad hidráulica, donde no hay agua?. Tal vez esa respuesta nos la puedan dar los últimos alcaldes, sus secretarios y asesores de planeación y sus gerentes y asesores del IBAL…¿Cuánto vale una ciudad?”.

Aquí el comunicado de la veeduría VAPI.

Comunicado a La Opinion Publica IBAL by El Cronista Ibagué on Scribd



También te puede gustar...