Actualidad

viernes, octubre 01, 2021

El amor en cuanto fuente de vida

El amor es uno de los conceptos más mencionados - en poemas, canciones, ensayos, discursos, películas e, incluso, en el lenguaje diario - pero, al mismo tiempo, es uno de los valores y sentimientos menos practicados.
El amor en cuanto fuente de vida

Por Juan Bautista Pasten G.


Ciertamente, el valor/sentimiento del Amor podemos leerlo, escucharlo y hablarlo en todo momento y lugar. En efecto, ha sido comunicado, expresado y tratado en una diversidad de eventos y utilizado por una multiplicidad de seres humanos. Podemos encontrarlo en libros, pancartas, afiches, dibujos y pinturas desde tiempos ancestrales.

Sin embargo, esta constante ocupación humana – tanto académica como cotidiana - no ha sido acompañada de acciones consecuentes que permitan la efectiva concreción de tan loable intencionalidad.

Por lo pronto, grandes sabios de todos los tiempos, nos han regalado sublimes pensamientos acerca del Amor, donde lo posicionan como elemento esencial de cambios y transformaciones positivas para la humanidad. Muchos de ellos, conciben al amor como principio, derrotero y objetivo, es decir, como factor primordial para la génesis de un mundo más elevado y mejor.

Efectivamente, pensadores y líderes de todos los países han aportado con profundas reflexiones respecto del Amor, casi todos lo consideran el Valor por excelencia, el sentimiento personal y universal que origina y potencia el quehacer constructivo del ser humano.

Ahora bien, muy importantes consideraciones acerca del Amor, podemos develarlas en pensadores como los siguientes:

Platón: “Cuando se ama verdaderamente a una persona, se ama su alma”. Aristóteles: “Se conoce mejor aquello que se ama”. Agustín de Hipona: “Ama y haz lo que quieras. Ama y di lo que quieras”. Dante Alighieri: “El amor es lo que mueve el cielo y las estrellas”. Nietzsche: “Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal”. Lao Tsé: “Ser profundamente amado te da fuerzas, mientras que amar profundamente te da valentía”. Dalai lama: “Hoy es el día para amar, crecer y vivir”. Paracelso: “El mayor medicamento existente es el amor”. Einstein: “El amor y la voluntad constituyen las mayores fuentes de energía”. Krishnamurti: “El amor es la máxima expresión de la inteligencia”.

A las citas precedentes, es necesario añadir aquellas bíblicas: “El perfecto amor echa fuera todo temor”, “El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor”, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Todas ellas manifiestan la riqueza, la fortaleza y la potencia del amor, los beneficios para quienes lo practican como para quienes lo reciben.

Por cierto, las expresiones y ejemplos sobre el Amor instan al crecimiento cualitativo y cuantitativo de la humanidad en su conjunto, impulsan el desarrollo pleno, muestran y aplican la mejor versión de cada persona.

En el mundo contemporáneo, también hay pensadores que señalan y propician al Amor como el motor substancial de auténtica transformación humana, el medio que posibilite superar y vencer la diversidad de afecciones negativas que afectan interior y socialmente al hombre contemporáneo.

Filósofos como Fromm, Marcuse, Adorno, Brown, Maslow, Naranjo han escrito sobre la trascendencia del Amor, como la mejor manera de sanidad psicológica y política. En lo personal, proporciona autoestima, vitalidad, resiliencia, ingenio, alegría y creatividad creciente. En lo colectivo, permite imaginar, visualizar y construir comunidades unidas, capaces y poderosas para derrotar el materialismo obsesivo y alienante que caracteriza la sociedad presente.

En consecuencia, como lo han expresado los excelsos hombres y mujeres de todas las épocas: ¡Ahora es el tiempo del cambio sustentado en lo valórico y lo ético! ¡Ahora es el momento de hacer del Amor el sustrato de las interacciones humanas!  ¡Ahora es la consigna de los valientes!

Haz el amor y no la guerra”. Lema del movimiento hippie, siglo XX.

Conocer el amor, es descubrir el más grande de los poderes”. José Antúnez Plangez, pensador latinoamericano, siglo XXI.

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo crea, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás”. Pablo apóstol.

 

  • Docencia e investigación en filosofía

Universidad de Chile

 



También te puede gustar...